7 datos curiosos sobre el cannabis y el dolor

El dolor es la alarma que nos dice que algo no está bien con nuestro cuerpo. Ya sea debido a un accidente o enfermedad, es la razón más común por la que las personas buscan asistencia médica. Pero muchas veces es difícil tratar el dolor en sus distintos casos debido a que hay muchas posibles causas del mismo, algunas de las cuales son poco conocidas o difíciles de identificar.

Desafortunadamente, no existen medicamentos realmente efectivos para muchos tipos de dolor, y en ocasiones el dolor sí se alivia pero el medicamento tomado causa efectos secundarios negativos casi igual de debilitantes. Por lo tanto, la búsqueda de nuevos y mejores analgésicos continúa sin cesar. Curiosamente, el cannabis ha sido uno de los recientes descubrimientos encontrados en esta área.

A continuación puedes encontrar 7 datos interesantes sobre el cannabis y el dolor.

1. El cannabis ha sido históricamente usado para aliviar el dolor

El primer registro del uso medicinal del cannabis puede ser encontrado en el libro Pen Ts’ao Ching, “Materia Médica del Hombre Divino”, escrito por el emperador chino Shen Nung entre 3494 y 2857 a. C. El emperador Nung es considerado como el padre de la medicina herbal en China. La obra contiene más de 365 medicinas de fuentes naturales y sus efectos sobre las personas. El cannabis hace su primera aparición en el registro escrito de la historia como remedio para dolores menstruales, reumatismo, malaria y estreñimiento. Es increíble pensar que los beneficios que el cannabis puede brindar para aliviar estos síntomas son conocidos desde hace más de 4,000 años.2

2. Receptores cannabinoides y el dolor

Si eres lector de nuestro blog, ya sabes qué es el sistema endocannabinoide y su gran importancia dentro del cuerpo humano. Sin embargo, todo lo que sabemos y entendemos sobre esta parte crucial de nuestro cuerpo y las funciones en las que influye (incluyendo el dolor) es reciente. A pesar de que científicos descubrieron el receptor de opiáceos del cerebro en 1973, no fue hasta un estudio en 1988 que Allyn Howlett y William Devane determinaron que el cerebro de los mamíferos tiene sitios receptores que responden a los compuestos encontrados en el cannabis. Estos receptores, llamados receptores cannabinoides (CB1 y CB2), resultaron ser el tipo de receptor de neurotransmisores más abundante en el cerebro.3

Los receptores CB1, dentro de sus muchas funciones, se encargan de modular el dolor y se les puede encontrar en ciertas partes de la médula espinal y en la sustancia gris periacueductal cuya función es disminuir el dolor excesivo; mientras que los receptores CB2 se encuentran principalmente en las células inmunitarias que regulan las respuestas de nuestro cuerpo tales como la inflamación y es por ello que se ha incrementado la investigación de las aplicaciones terapéuticas de los cannabinoides, por ejemplo como analgésico y antiinflamatorio.9

3. Cada vez más pacientes buscan el cannabis como alternativa para tratar el dolor

Un estudio dirigido por la Universidad de Michigan analizó datos de 22 estados en Estados Unidos sobre los pacientes usuarios de cannabis registrados. Los autores del estudio señalaron que el número de usuarios de cannabis medicinal con licencia en el 2016 fue de 641,176, número que subió a 813,917 en 2017. El 85% de los pacientes registrados utilizan la planta para tratar condiciones diagnosticadas y el tratamiento de dolor crónico corresponde al 62.2% de estas condiciones.4

4. El cannabis puede sustituir a los tratamientos de dolor que causan efectos secundarios negativos

Un estudio publicado en el 2019 analizó las respuestas de 1,321 participantes (59% mujeres, 54% ≥50 años, provenientes de distintos lugares en Estados Unidos) a una encuesta sobre el dolor crónico. Aproximadamente el 80% informó la sustitución de medicamentos tradicionales por cannabis para el tratamiento del dolor (53% para opiáceos, 22% para benzodiacepinas), citando menos efectos secundarios y un mejor manejo de los síntomas como su justificación para hacerlo.

Adicionalmente, en una muestra del estado de Michigan durante el 2016, los consumidores locales de cannabis medicinal con dolor crónico reportaron un 64% menos de consumo de opioides, menos efectos secundarios negativos y una mejor calidad de vida después de consumir cannabis.5

5. Existe la posibilidad de sinergia entre opioides y cannabinoides

Se han realizado estudios que indican que en los seres humanos los antagonistas de los receptores opioides no bloquean los efectos subjetivos del THC, sino que incluso los aumentan. El THC hace sinergia (interactúa positivamente) con los opioides y puede reducir la tolerancia y los síntomas de abstinencia de los mismos. Al combinar cannabinoides y opioides, particularmente después de cirugías o en casos de traumas graves, se produce sinergia analgésica, mejorando el control del dolor, reduciendo las dosis y la aparición o intensidad de efectos adversos con respecto a las náuseas, el estreñimiento y la disforia inducidos por los opiáceos.8

6. Demasiado THC puede empeorar el dolor

Aliviar el dolor es una de las razones principales por las cuales los pacientes consumen cannabis. Sin embargo, tomar una dosis demasiado alta demasiado rápido podría hacer que el dolor empeore. Se cree que el cannabis tiene un efecto “bifásico” sobre el dolor, esto significa que el cannabis puede reducir efectivamente el dolor hasta un umbral de dosis particular, y cruzarlo puede conducir a una sensibilidad más aguda a ciertos tipos de dolor. Sin embargo, se necesita más investigación sobre este tema, ya que como suele pasar con aquello asociado al cannabis, puede variar de persona a persona.6

7. Distintas cepas de cannabis funcionan para distintas dolencias

A pesar de la falta de evidencia a partir de estudios clínicos, existe mucha evidencia anecdótica de parte de pacientes que utilizan cannabis para tratar el dolor sobre las distintas cepas de cannabis y sus efectos. Una encuesta del 2014, publicada en el Journal of Alternative and Complementary Medicine, concluyó que la mayoría de los pacientes preferían consumir cepas indicas sobre las sativas para tratar dolor, dificultad para dormir y como sedación en general. Las cepas sativas eran más comúnmente usadas para mejorar humor y buscar efectos eufóricos.7

Estos datos son acerca de cómo el cannabis puede ayudar a tratar el dolor solamente algunos de muchos. La tendencia de apertura alrededor de la investigación permite que cada vez tenemos más conocimiento sobre esta alternativa para el manejo del dolor llegue a mayor número de pacientes. Sin embargo, hace falta mucha más investigación específica sobre el tema, ya que el cannabis medicinal puede ser la respuesta a las crisis de sobredosis por opioides y para aquellos que buscan una solución natural a sus malestares.

Fuentes

  1. Mack A, Joy J. (2000). Marijuana as Medicine? The Science Beyond the Controversy. Washington (DC): National Academies Press MARIJUANA AND PAIN. Recuperado de https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK224384/
  2.   Clarke, R. Merlin, M. (2013). Early East Asian Medicinal Cannabis Use. Cannabis, Evolution and Ethnobotany. Recuperado de https://books.google.com.mx/books?id=Dl6eMQEACAAJ&printsec=frontcover&source=gbs_ge_summary_r&cad=0#v=onepage&q=medicinal&f=false
  3.   Moore, M. (2018). How the Endocannabinoid System was Discovered. Labroots. Recuperado de https://www.labroots.com/trending/cannabis-sciences/8456/endocannabinoid-system-discovered
  4.   Malcolm, K. (2019). What Drives Patients to Use Medical Marijuana: Mostly Chronic Pain. University of Michigan Medicine. Recuperado de https://labblog.uofmhealth.org/lab-report/what-drives-patients-to-use-medical-marijuana-mostly-chronic-pain
  5. Boehnke, K. Scott, R. (2018). Pills to Pot: Observational Analyses of Cannabis Substitution Among Medical Cannabis Users With Chronic Pain. Science Direct. Recuperado de https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1526590018307351
  6.   Wilcox, A. (2019). 11 Facts of Cannabis and Pain you Might Not Know. Green Flower. Recuperado de https://www.green-flower.com/articles/528/11-facts-about-cannabis-pain-you-might-not-know
  7.   Leonard, J. (s. f.). What are the Best Cannabis Strains for Chronic Pain? Medical News Today. Recuperado de https://www.medicalnewstoday.com/articles/322051.php
  8.  Russo, E. Grotenhermen, F. (2010). New Indications for Cannabinoid Pharmaceuticals. Handbook Of Cannabis Therapeutics: From Bench To Bedside.
  9.  Grotenhermen,F. (2006). Los cannabinoides y el sistema endocannabinoide.Cannabinoids. Recuperado de http://www.cannabis-med.org/iacm/data/pdf/es_2006_01_2.pdf
  10. Castro Barragán, J., Daniels García M., Martínez Visbal, A. (2016). Receptores Cannabinoides Y Vías De Modulación Del Dolor. Revista Ciencias Biomédicas. Recuperado de: http://www.revista.cartagenamorros.com/pdf/7-1/16_RECEPTORES.pdf  

¿Quieres mantenerte informado acerca de los avances en el mundo del cannabis?

¡Suscríbete aquí para recibir nuestro boletín!