¿Interesado en mantenerte informado acerca del cannabis?

Aceite de cáñamo en México… ¿Tiene cannabis? ¿Es legal?

Fecha de publicación: 3 de febrero de 2020

Fecha de última actualización: 14 de octubre de 2020

Es posible que hayas escuchado hablar del hemp o cáñamo y sus múltiples usos y beneficios sobre nuestra salud. Quizá te hayas topado con algún aceite de cáñamo que –ya sea en su etiqueta o por recomendación del vendedor– dice contener CBD y promete ser casi milagroso para todos los males. Antes de continuar, hagamos una pausa aquí: ¿qué es el hemp o cáñamo?

Este artículo fue escrito para informar al público en general sobre el cannabis, por lo que hemos tratado de conservar un lenguaje sencillo.
Aquellos profesionales de la salud que deseen leer una versión más técnica pueden hacer clic aquí.

Gracias a la tendencia en internet sobre el cannabis y el creciente interés de la opinión pública, la mayoría ha escuchado hablar sobre las propiedades del cáñamo (hemp en inglés) para mejorar la salud y el bienestar. 

Estas propiedades se han popularizado gracias a la difusión y demanda en el mercado de productos como el aceite de cáñamo, donde la publicidad de este insumo asegura que contiene cannabidiol (CBD) y promete ser la solución a una gran variedad de malestares. Sin embargo, como lo abordamos en el artículo de la reciente crisis de vaporizadores, es importante conocer los aspectos básicos del cáñamo: qué es, su estatus legal en México y su uso médico guiado y bajo la tutela de algún/a especialista. 

El cáñamo es una variedad del cannabis… Entonces, ¿es marihuana?

El hemp o cáñamo es una variedad del género Cannabis. La planta contiene una gran cantidad de cannabinoides, pero —por los avances en su investigación— los principales y más conocidos son el tetrahidrocannabinol (THC) y el cannabidiol (CBD). De acuerdo con los/as expertos/as, en la actualidad es más común encontrar híbridos o cepas que especies “puras”. [2,7] Si te interesa conocer más sobre las distintas especies del cannabis, puedes hacer clic aquí

El cannabinoide más famoso es el THC, el cual le da a la “marihuana” el efecto psicotrópico que la caracteriza. Las plantas hembra son las que producen la mayor cantidad de cannabinoides y los guardan en la resina de sus flores (aunque también se pueden encontrar en las hojas, tallos, semillas y raíces, pero en menor concentración). Como lo hemos tratado a lo largo de nuestros blogs, el cannabis también es usado en la industria, pero en la forma conocida como cáñamo, del cual se sabe es uno de los cultivos de más rápido crecimiento y mayor versatilidad. Se utiliza para producir más de 25,000 productos y subproductos como: papel, textiles, cosméticos, medicamentos, pinturas, ropa, alimentos y materiales aislantes. [2] En caso de que desees profundizar sobre el uso industrial del cáñamo y su relevancia en el cuidado del medio ambiente, te sugerimos consultar nuestro texto dedicado al Día del Árbol

De acuerdo con la legislación internacional, la concentración de THC es lo que distingue al cáñamo de la marihuana

Por lo general, se usa el término “marihuana” para referirse a las plantas que producen altas cantidades de sustancia psicotrópica. Estas variedades normalmente son elegidas para el uso adulto y medicinal por su alto contenido de THC (entre 5 y 20 %). [2] 

Recordemos que el tetrahidrocannabinol, además de ser psicotrópico, brinda beneficios medicinales como el alivio del dolor y la modulación de los hábitos alimenticios y patrones del sueño. [4,8]

Por el contrario, el cáñamo no produce efectos psicotrópicos, ya que tiene baja concentración de THC y alta de CBD. El segundo ha demostrado tener efectos antipsicóticos, ansiolíticos y anticonvulsivantes; así como propiedades antioxidantes, antiinflamatorias, antieméticas y antitumorales. [8] Puedes encontrar un texto sobre los beneficios del uso del THC y CBD aquí

Es importante que siempre consultes a un médico capacitado en el uso del cannabis y que sepas de dónde viene cualquier producto que diga brindar beneficios para la salud. No todos los productos que dicen ser aceite de cáñamo contienen suficiente CBD para producir beneficios; en algunos casos es posible que ni siquiera forme parte de su contenido.

Que no se te olvide: Cada país tiene sus regulaciones sobre la cantidad de THC permitido

Y a todo esto ¿el cáñamo es legal en México?

Con la reforma a la Ley General de Salud (2017), se detalló que en México los productos que contengan cannabis o sus derivados deben contener menos del 1 % de THC. [5]

De esta manera, el gobierno mexicano autorizó la venta y desarrollo de productos derivados de la planta. Pero para que esto pudiera ocurrir, la Secretaría de Salud fue nombrada la instancia encargada de elaborar un reglamento detallado que permitiera las actividades de la industria. En lugar de publicar dicho reglamento, en octubre de 2018 la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) emitió los “Lineamientos en Materia de Control Sanitario de la Cannabis y Derivados de la Misma” y otorgó una serie de licencias sanitarias a 11 empresas.

Sin embargo, en marzo de 2019 —después de no haber seguido los procesos necesarios para publicar el aún pendiente reglamento—, la misma Cofepris revocó los lineamientos y las licencias. Este organismo se comprometió a elaborar el reglamento de la reforma de la LGS de 2017, pero su entrega ha sido retrasada en dos ocasiones más. [3,5]

Sin reglamento, entonces ¿cuál es la legalidad de los productos derivados del cáñamo?

Seguro ahora te preguntas si puedes o no comprar productos que contengan aceite de cáñamo o CBD en México. A continuación, te contamos un poco sobre el estatus regulatorio del cáñamo y los productos que lo involucran, incluyendo si es seguro consumirlos. 

La situación actual es compleja. Por una parte, a nivel federal existe la Ley General de Salud que protege a personas que utilizan derivados del cannabis en tratamientos medicinales. Por otra, el hecho de que no se cuente con un reglamento para la importación de dichos productos genera un área gris al respecto.

Las leyes mexicanas vigentes permiten la comercialización y el uso de productos derivados del cáñamo con menos de 1 % de THC. Por ejemplo, usar aceite de cáñamo con motivos medicinales es legal. Pero si las maneras de conseguirlos son ilegales y/o no reguladas, no se puede afirmar que el aceite de cáñamo sea legítimo y seguro. No hay una autoridad que pueda verificar los contenidos y que estos no sean tóxicos o dañinos (como lo fueron algunos vaporizadores).

Actualmente es imposible saber qué contienen los productos que se están comercializando en el mercado o si son seguros. La falta de lineamientos y parámetros establecidos por las autoridades no permiten que existan laboratorios que respondan esa pregunta.

Mientras la Cofepris no redacte y publique un reglamento, los productos que estén a la venta dentro del país probablemente no cuenten con permisos sanitarios ni certificados de instituciones calificadas que los regulen y avalen su calidad y seguridad. [6] 

Lo que es más grave: el aceite de cáñamo está atrayendo al comercio fraudulento con esquemas piramidales. Es muy probable que los productos que se encuentren en el mercado no tengan CBD y hasta que contengan pesticidas, metales pesados u otras sustancias toxicas. Hay que estar muy atentos/as y no caer en engaños con productos de dudosa procedencia, pues además de que pone en riesgo el derecho a la salud, vulnera otros derechos como el de acceso a la información y de un consumo seguro.

Red de Médicos
No olvides que en ICAN hemos creado una Red de Médicos capacitados en el uso de cannabis medicinal en México, ellos pueden prescribir medicamento con CBD seguro y legal en el territorio nacional.

Referencias

[1] Diario Oficial de la Federación. (19 de junio de 2017). DECRETO por el que se reforman y adicionan diversas disposiciones de la Ley General de Salud y del Código Penal Federal. 

[2] Fassio, A., Rodríguez, M. J., Ceretta, S. (2013). Cáñamo (Cannabis sativa L.). INIA. Boletín de Divulgación N.º 103.

[3] González, L. (2019). Cofepris revoca lineamientos para comercializar derivados de cannabis. El Economista. Recuperado de<sitio web>, última consulta el 28 de enero de 2020.

[4] Ibarra, M. (2016). Cáñamo en Uruguay. Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca. International Drug Policy Consortium. Guía Sobre Política de Drogas. 3ra ed.

[5] Ican. (2019). ¿Dónde se encuentra México actualmente en el tema de Cannabis? Recuperado de<sitio web>, última consulta el 28 de enero de 2020.

[6] Ican. (2019). ¿Es legal comprar productos que contengan cannabis en México? Recuperado de<sitio web>, última consulta el 28 de enero de 2020.

[7] Nieblas, G. (2012). La siembra de cannabis en México y alternativas para el desarrollo. Tesis de licenciatura. UNAM.

[8] Ramos, J. (2017). Efectos terapéuticos de los cannabinoides. Instituto Universitario de Investigación Neuroquímica, Universidad Complutense de Madrid. Recuperado de<pdf>, última consulta el 28 de enero de 2020.

[9] UNODC (2010). Métodos recomendados para la identificación y el análisis del cannabis y los productos del cannabis. Manual para uso de los laboratorios nacionales de estupefacientes. Recuperado de <pdf>, última consulta el 28 de enero de 2020.