¿Interesado en mantenerte informado acerca del cannabis?

¿Ansiedad crónica? ¡El cannabis puede ayudar a combatirla!

Fecha de publicación: 29 de junio de 2020

Es normal sentir ansiedad y estrés. Lo que no es normal es que la ansiedad sea crónica o muy duradera ni que el estrés sea excesivo. Entre las propiedades benéficas del cannabis se encuentran la regulación del estado de ánimo, disminución de la ansiedad e incluso la posibilidad de tratar trastornos como el estrés postraumático. Para conocer más, ¡sigue leyendo!

Este artículo fue escrito para informar al público en general sobre el cannabis medicinal, por lo que hemos tratado de conservar un lenguaje sencillo.
Aquellos profesionales de la salud que deseen leer una versión más técnica pueden hacer clic aquí.

El miedo y la ansiedad son respuestas normales para enfrentar los peligros y poder sobrevivir, pero cuando el estrés y la ansiedad se vuelven crónicos o persistentes puede provocar trastornos psiquiátricos como el trastorno de ansiedad generalizada, el trastorno de pánico, el trastorno de ansiedad o fobia social, el trastorno de estrés postraumático (TEPT) y el trastorno obsesivo compulsivo.

Los dos últimos ya no se clasifican como trastornos de ansiedad, pero uno de sus componentes principales es la ansiedad crónica. [3] Los trastornos de ansiedad ocasionan menor sensación de bienestar, aumentan el desempleo, dan problemas para relacionarse y tienen un riesgo elevado de suicidio. [4]

En Estados Unidos, estos trastornos tienen una prevalencia del 29 %, la más alta que cualquier otro trastorno mental. [3] México no se queda atrás: un estudio de 2014 reporta que cerca del 70 % de los mexicanos ha experimentado eventos traumáticos que detonan ansiedad crónica y estrés postraumático. [4]

Solo 4 de cada 10 mexicanos afectados por el TEPT recibieron atención y tratamiento médico o profesional. [7]

Ansiedad

La ansiedad es un estado emocional alterado y excesivo que lleva a perturbaciones emocionales duraderas y una sensación de aprensión y preocupación constante sobre el futuro. [8] La ansiedad es una reacción normal que puede alertarnos sobre los peligros y a poner más atención a nuestro ambiente. Los trastornos de ansiedad no es solo sentirse nervioso, sino que implica que las emociones son excesivas y la ansiedad es crónica. [1]

Según estudios de la Secretaría de Salud en México, los casos de ansiedad aumentaron un 75 % entre 2013 y 2018. Adicionalmente, según datos de la Encuesta Nacional de Epidemiología Psiquiátrica en el país, casi un 30 % de los adultos sufrirá algún trastorno mental en su vida. [5]

Trastorno de estrés postraumático

Según la Asociación Americana de Psiquiatría, el trastorno de estrés postraumático (TEPT) es un trastorno que puede ocurrir en personas que han experimentado o presenciado un evento traumático, o han sido víctimas de violencia o crímenes. [2,6] El TEPT también es conocido por sus siglas en inglés: PTSD o Post-Traumatic Stress Disorder.

Las personas con TEPT ‘reviven el trauma’ por mucho tiempo y con varios síntomas: con flashbacks o pesadillas, sintiendo ansiedad, tristeza, miedo, enojo; e incluso soledad o asilamiento.

Suelen evitar personas, lugares o situaciones que les recuerden el evento traumático, y las crisis pueden ser detonadas por cosas comunes como ruidos fuertes o el contacto físico. [2,6]

Lamentablemente, en México es “extremadamente común” vivir eventos traumáticos por los niveles de violencia y el grado de desigualdad social que existe en el país. Un estudio realizado en 2013 indica que un 28 % de los jóvenes mexicanos entre 10 y 25 años ha vivido dos o tres eventos traumáticos, y que 13 % ha presenciado cuatro o más. [4] 

Tratamiento convencional con medicamentos

Los tratamientos disponibles actualmente para estos padecimientos incluyen medicamentos psiquiátricos como los antidepresivos (ISRS, ISRN, IMAO, ATC) y benzodiacepinas. Los anticonvulsivos y los antipsicóticos atípicos también se usan para tratar el TEPT. [3]

Estos medicamentos no siempre ayudan y suelen presentar efectos secundarios, particularmente en el TEPT. Las limitaciones de los tratamientos actuales exponen la importancia de desarrollar nuevos tratamientos más efectivos y con efectos secundarios que no sean incapacitantes. [3]

Propiedades ansiolíticas del cannabis

El sistema endocannabinoide o SEC se encuentra en varios órganos y tejidos, incluyendo en el cerebro límbico, conocido como el ‘cerebro emocional’. Los receptores CB1 se encuentran principalmente en el cerebro y balancean la actividad excesiva de las neuronas: aumentan la sensación de calma, disminuyen la ansiedad, reducen el dolor y la inflamación, regulan el movimiento, los cinco sentidos, la memoria y la función cognitiva. [10] Diferentes estudios sugieren que los cannabinoides pueden ayudar a modular la ansiedad y la depresión. [9]

Estudios realizados en 2008 y 2013 mostraron que una sola dosis de THC redujo la intensidad de las reacciones ante señales de amenaza. También se ha demostrado que el THC modula la ansiedad (según la dosis) y disminuye el miedo. Sin embargo, el THC a dosis altas puede exacerbar la ansiedad, por lo que es indispensable que un médico lo prescriba y asesore sobre su uso. [12]

El CBD puede ejercer su efecto anti-ansiedad al activar receptores que regulan al corazón y a la presión arterial, además de tener amplio efecto antiinflamatorio en todo el cuerpo. A altas concentraciones, el CBD activa directamente los receptores de serotonina en el cerebro, lo que brinda efectos antidepresivos. [10]

Un estudio recién publicado (mayo 2020) administró marihuana a pacientes con TEPT; los pacientes indicaron una disminución del 50 % de los síntomas inmediatamente después de la administración del tratamiento. [11]

CBD y THC como tratamiento

El aceite de CBD puede ser efectivo para reducir la ansiedad además del insomnio ocasionado por ésta. Los estudios en animales respaldan este uso y reportan que el CBD puede corregir las alteraciones del sueño causadas por la ansiedad crónica. [10] Aún falta más investigación, pero los datos preliminares sugieren que el THC puede ayudar a los individuos con TEPT para tratar la psicopatología relacionada con el estrés, la ansiedad y el trauma. [13]

Estos hallazgos se suman a la creciente evidencia de que el cannabis ayuda con la modulación farmacológica del sistema endocannabinoide y puede ser un enfoque prometedor para tratar las psicopatologías relacionadas con la ansiedad y el estrés. [13]

Pero no olvides que el diagnóstico y dosificación del cannabis, CBD u otros cannabinoides siempre debe ser llevada a cabo por un médico especialista o psiquiatra en el caso de humanos y un médico veterinario especialista en etología en el caso de animales.

Red de Médicos

Si estás buscando médicos capacitados en el uso y prescripción de cannabis medicinal te invitamos a visitar nuestra página Red de Médicos para conocer nuestros Directorios de Médicos y Veterinarios.

También te puede interesar

¿Qué tan seguro es buscar información sobre el cannabis en internet?

Infografía: Cinco temas que desconocias del cannabis 

Publicidad sobre cannabis alrededor del mundo

Referencias:

[1] American Psychiatric Association. (2017). What Are Anxiety Disorders? Recuperado de <Sitio web>, ultima consulta 23 junio 2020.

[2] American Psychiatric Association. (2020). What Is Posttraumatic Stress Disorder? Recuperado de <Sitio web>, ultima consulta 23 junio 2020.

[3] Blessing, E. M., Steenkamp, M. M., Manzanares, J., y Marmar, C. R. (2015). Cannabidiol as a Potential Treatment for Anxiety Disorders. Neurotherapeutics, 12(4), 825–836. doi:10.1007/s13311-015-0387-1

[4] Flores, S. (2017). Traumas. Nexos. Recuperado de <Sitio web>, ultima consulta 23 junio 2020.

[5] Gudiño, A. (2018). Ansiedad aumenta 75% en los últimos cinco años en México. Recuperado de <Sitio web>, ultima consulta 23junio 2020.

[6] National Institute of Mental Health. (2019). Post-Traumatic Stress Disorder. Recuperado de <Sitio web>, ultima consulta 18 junio 2020.

[7] Norris, F. H., Murphy, A.D, Baker, C.K., Perilla, J.L. (2003). Epidemiology of trauma and post-traumatic stress disorder in Mexico. Journal of Abnormal Psychology, 112(4), pp. 646-656.

[8] Tambaro, S., y Bortolato, M. (2012). Cannabinoid-related Agents in the Treatment of Anxiety Disorders: Current Knowledge and Future Perspectives. Recent Patents on CNS Drug Discovery, 7(1), 25–40.doi:10.2174/157488912798842269

[9] Kendall, Dave y Alexander, Stephen. (2009). Behavioral Neurobiology of the Endocannabinoid System. 10.1007/978-3-540-88955-7.

[10] Shannon, S., & Opila-Lehman, J. (2016). Effectiveness of Cannabidiol Oil for Pediatric Anxiety and Insomnia as Part of Posttraumatic Stress Disorder: A Case Report. The Permanente journal, 20(4), 16-005. https://doi.org/10.7812/TPP/16-005

[11] LaFrance, E. M., Glodosky, N. C., Bonn-Miller, M.,y Cuttler, C. (2020). Short and Long-Term Effects of Cannabis on Symptoms of Post-Traumatic Stress Disorder. Journal of affective disorders. 274, 298–304. Advance online publication. https://doi.org/10.1016/j.jad.2020.05.132

[12] Hindocha C., Cousijn, J., Rall, M. y Bloomfield, M. A. P. (2019). The Effectiveness of Cannabinoids in the Treatment of Posttraumatic Stress Disorder (PTSD): A Systematic Review. Journal of Dual Diagnosis, DOI: 10.1080/15504263.2019.1652380

[13] Rabinak, C. A., Blanchette, A., Zabik, N. L., Peters, C., Marusak, H. A., Iadipaolo, A., y Elrahal, F. (2020). Cannabinoid modulation of corticolimbic activation to threat in trauma-exposed adults: a preliminary study. Psychopharmacology. doi:10.1007/s00213-020-05499-8