¿Interesado en mantenerte informado acerca del cannabis?

Cannabis y cáñamo, ¿lo mismo pero diferente?

Seguramente has escuchado hablar del cannabis y el cáñamo, quizás indistintamente, y aunque ambos provienen de la misma planta, ¿sabías que sí existen factores muy importantes que los distinguen? Las cualidades de uno y otro son sumamente importantes y distintas ya que determinan factores como su estado legal, sus industrias específicas y sus varios usos prácticos.

Cuando el cannabis fue clasificado taxonómicamente por primera vez todavía no existía una clara distinción entre el cannabis y el cáñamo, la diferenciación se dio más adelante cuando se creó un nombre diferente para estas plantas según el uso que se les daba.

La principal diferencia entre el cannabis y el cáñamo es la concentración del THC, el cual se encuentra principalmente en la resina producida por las flores de la planta hembra. El THC es el compuesto responsable de las propiedades psicoactivas y varios de los beneficios médicos y terapéuticos que la planta brinda.

Los tipos de cannabis que contienen altas cantidades de THC que son utilizados con fines médicos y como sustancia psicoactiva recreativa son los conocidos coloquialmente como “marihuana”. [1] En cambio, el término “cáñamo” se refiere a las plantas de cannabis que contienen muy bajas cantidades de THC y se cultivan principalmente para fines industriales como la producción de semillas y fibras.[2]

La definición exacta de cada uno de estos términos varía de país a país, así como del ámbito involucrado (por ejemplo: legal, regulatorio y técnico). Por ello es importante que te mantengas actualizado sobre los cambios que constantemente suceden en esta industria en México a través de nuestros canales oficiales.

La historia y la geografía del cáñamo y el cannabis están estrechamente relacionadas:

Las dos variedades tendían a extenderse juntas en el espacio y el tiempo, pero al ser distintos sus usos y después su estado legal, no son historias idénticas. Creemos que es muy importante compartir no solamente la historia de ambos, sino también los potenciales beneficios ambientales, económicos y de salud que el cannabis y el cáñamo pueden brindar.

Historia

El cáñamo tiene una larga historia de aplicaciones, sus fibras se han utilizado durante milenios para hacer cuerdas, lienzos, ropa, zapatos y velas, entre muchos otros. En México, a principios del siglo XX, fue utilizado para obtener papel, el cual era considerado de excelente calidad. También era utilizado para fabricación de textiles debido al tipo de fibra contenida en sus tallos.

En contraste, el cannabis ha sido cultivado durante mucho tiempo por sus efectos medicinales y psicoactivos.

El cannabis psicoactivo tiene una larga y fascinante geografía histórica: desde el prehistórico Xinjiang hasta los barrios marginales de Kingston en Jamaica; desde los fumadores de hachís en el Cairo medieval hasta los usuarios casuales de marihuana en los campus universitarios. El cannabis ha estado durante mucho tiempo vinculado a la economía mundial y las prácticas sociales y culturales locales de diversas maneras.

De igual manera, era utilizado por shamanes para mejorar la meditación y era consumido por sus efectos psicoactivos desde hace siglos por diferentes culturas en todos los continentes. [3]

La primera evidencia documentada de cannabis medicinal se remonta al 4000 A.C., donde fue utilizado como anestésico durante cirugías y era utilizado de manera común en la medicina tradicional de la India.

Estado legal

A pesar de su gran utilidad, en México se prohibieron tanto el cultivo como la comercialización del cannabis desde 1926 tras seguir la iniciativa de prohibición en otros países. La planta de cannabis está catalogada por México de manera general como un estupefaciente, por lo cual es considerada ilegal.

El problema de esta generalización es que no hay una distinción adecuada entre el cannabis alto en THC y el cáñamo, corrompiendo la imagen de la planta en su totalidad y dejando de lado su uso industrial.

El debate sobre la legalización y la regulación del cannabis alcanzó notoriedad pública solo a partir del año 2000; desde entonces, el debate sobre el cannabis ha estado presente en la arena pública de México, y distintas propuestas de regulación han sido presentadas por distintos partidos políticos. [7]

Un paso importante en la legalización del cannabis fue su clasificación basada en su concentración de THC en Junio de 2017.

Todavía se requiere la publicación de un reglamento que estipule los parámetros analíticos, así como las reglas de comercialización, importación, y distribución del cannabis y sus derivados. En Octubre de 2018 la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) emitió el amparo de “inconstitucionalidad de prohibición del cannabis”, creando una base legal para abrir la puerta a la legislación y regulación. [9]

Usos actuales

Hoy en día, el cáñamo se cultiva a gran escala por sus fibras y semillas en más de treinta países en todo el mundo. Las fibras y las semillas tienen numerosas aplicaciones prácticas, y el cáñamo también tiene un gran valor nutricional. La empresa HempFlax cultiva cáñamo industrial en el norte de los Países Bajos y se dedica a manufacturar artículos de cáñamo accesibles, modernos y naturales para un futuro sostenible, tales como aceite de cáñamo, camas para animales y colchonetas de yoga.

Una de las cosas más interesantes sobre el cáñamo industrial es su sorprendente versatilidad. Puede obtenerse aceite de semilla de cáñamo para usar como combustible o para uso en cosméticos, pinturas, plásticos, lubricantes y barnices. El papel hecho de pulpa de cáñamo es fuerte y flexible. La tela de fibra de cáñamo puede ser increíblemente duradera y extremadamente fuerte; incluso algunas marcas de automóviles utilizan el plástico de cáñamo en algunos de sus modelos, debido a su resistencia y bajo peso. [4]

Los usos actuales del cannabis son más dirigidos a la salud y bienestar personal. El cannabis está compuesto por más de 60 fitocannabinoides, pero los más abundantes y mejor conocidos son el cannabidiol (CBD) y el tetrahidrocannabinol (THC). Estos compuestos químicos interactúan con los receptores del sistema endocannabinoide  que se encuentran en todo nuestro cuerpo6 y es por esto que actualmente el cannabis se utiliza de manera medicinal.

Se ha demostrado que el cannabis es útil para tratar una gran cantidad de padecimientos y mejorar la salud de muchas personas en temas gastrointestinales, neurológicos, comportamentales, mentales, y muchos más.  

Futuros usos 

En la actualidad se conocen países como Rusia e Italia donde la fitorremediación (reducción de diversos compuestos contaminantes mediante el uso de diversas plantas) [5] con cáñamo, ha tenido resultados positivos, sobre todo en el saneamiento y aprovechamiento de tierras para siembra.

La adopción de esta práctica en México podría abrir puertas a una cooperación entre nuestro país y otros países con el propósito principal de desacelerar el cambio climático que el mundo está sufriendo, ya que el cultivo del cáñamo también es sustentable y requiere pocos cuidados.

Hasta la fecha existen más de 15 empresas que utilizan el cáñamo en México en los sectores de alimentos, de construcción y productos de cuidado personal.

Sin embargo las aplicaciones del cannabis van mucho más allá que solamente el cáñamo, por lo que una regulación que promueva el uso del cannabis y permita cultivarlo, impulsará enormemente esta industria en nuestro país. El uso del cannabis medicinal ha dado paso a una gran gama de posibles tratamientos para diversas enfermedades y esto dará paso a estudios científicos en los que se podrá evaluar su capacidad como tratamiento o posible cura de enfermedades.

Este dúo dinámico, usado correctamente, tiene el potencial de mejorar nuestra salud, economía y calidad de vida. El primer paso para lograr los cambios necesarios para aprovechar estos productos es aumentar la conciencia y la comprensión del increíble potencial de esta planta y eliminar el estigma que rodea su uso.

¡Comparte este artículo para ayudar a informar a tus amigos acerca de los múltiples usos de esta increíble planta y el potencial que tiene para mejorar nuestras vidas y nuestra sociedad!

¿Sabías que la legalización del cannabis en México se está discutiendo en este momento en el Senado?

ICAN está al frente del movimiento de educación y información del público acerca de esta nueva industria que tiene el potencial de traer cambios importantes en la salud y economía de todos los Mexicanos.

Suscríbete a nuestro boletín para recibir las noticias más relevantes sobre lo que está sucediendo en el mundo del cannabis en México y aprender cómo puedes participar.

Referencias

[1] Sawler, J., Stout, J.M., Gardner, K.M., Hudson, D., Vidmar, J., Butler, L., et al. (2015). The Genetic Structure of Marijuana and Hemp. PLoS ONE 10(8): e0133292. Recuperado de https://doi.org/10.1371/journal.pone.0133292

[2] Trejo, M. (2017). Cáñamo, sustentabilidad a través de la agricultura en México y su implicación global en la cooperación entre países. Universidad de Guadalajara. Recuperado de researchgate.net

[3] Warf, B. (2014). High Points: An Historical Geography Of Cannabis. Geographical Review, 104 (4): 414–438.

[4] Hash, Marijuana and Hemp Museum. (s.f.). Cáñamo industrial. El Conocimiento y los hechos sobre el cannabis. Recuperado de hashmuseum.com

[5] Delgadillo López, A.E., González Ramírez, C.A., Prieto García, F., Villagómez Ibarra, J.R. y Acevedo Sandoval, O. (2011). Fitorremediación: una alternativa para eliminar la contaminación. Tropical and Subtropical Agroecosystems, 14 597- 612.

[6] ICAN. (2018). Conociendo al CBD, THC y sus beneficios. Ican Blog. Recuperado de http://ican.mx/conociendo-al-cbd-thc-y-sus-beneficios/

[7} ICAN. (2019). Estado actual del panorama legal del cannabis en Mexico – Febrero 2019, Ican.

[8] Arévalo-Martín, A., Baño, M.D., Berrendero, F., et al. Guía Básica sobre los Cannabinoides. Sociedad Española de Investigación sobre Cannabinoides. Madrid, 2002.

[9] Hernández Tinajero, J., Rivera Rivera, L. (2010). Documento informativo del IDPC El cannabis en México un debate abierto. Consorcio Internacional sobre las políticas de Drogas. Recuperado de: http://fileserver.idpc.net/library/El%20cannabis%20en%20Mexico%20(1).pdf