¿Interesado en mantenerte informado acerca del cannabis?

    Cierre de año: La industria cannábica en 2020

    ¡Se fue el 2020! Te contamos qué pasó con la crisis de vaporizadores, la aprobación del dictamen para regular el uso del cannabis en México y las elecciones primarias en los Estados Unidos. Frente a la crisis sanitaria por el SARS-CoV-2, desde marzo hemos dado cobertura a las investigaciones que han recuperado a la planta como una alternativa de tratamiento y hemos reportado las estimaciones de recuperación financiera que ofrece la industria cannábica.Durante el último trimestre informamos sobre el estatus regulatorio en los países de América Latina y la postura de la ciudadanía respecto al consumo.

    Después de este brevísimo recuento, cerramos el año con un blog dedicado a las noticias que pueden trazar un panorama para 2021: importantes avances científicos (por ejemplo: el proceso para biosintetizar sesqui-cannabinoides y la viabilidad de la fórmula IHL-216A desarrollada por Incannex Healthcare), la regulación del cultivo (Argentina), la venta de aceites a base de cannabis sin receta (Australia) y los pendientes del Poder Legislativo en México.


    En ICAN nos comprometemos a mantenerte informado/a sobre las buenas nuevas del sector del cannabis, recuerda que puedes seguir nuestras redes sociales para consultar más noticias y detalles. Mientras tanto, te recomendamos echar un vistazo al texto a continuación.

    México: ¡Hasta la primavera de 2021!

    De acuerdo con el portal de Forbes, las instancias del Poder Legislativo (Cámara de Senadores y Diputados) dejaron pendientes —al menos— siete reformas: Ley del Banco de México (captación de divisas), Ley Federal del Trabajo (outsourcing y aumento de salario mínimo), Ley de Fiscalía General de la República (expedición), Ley General de Ciencia, Tecnología e Innovación (expedición), Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos (modificación de artículos) y Ley Federal para la Regulación del Cannabis (expedición) [1].


    A lo largo de las últimas semanas hemos dado seguimiento a la aprobación del dictamen para una Ley de Cannabis en México. Informamos sobre la votación histórica el 18 de noviembre de 2020, las propuestas particulares de las facciones partidistas y los asuntos pendientes: la despenalización completa para los/as usuarios/as, el cambio de estrategia contra las adicciones por parte del gobierno federal y la emisión del reglamento para el uso del cannabis medicinal [2].


    Como recordarás, en nuestros contenidos enfatizamos que, para hablar de una aprobación total de la Ley General para la Regulación del Cannabis, esta debía pasar por la revisión y el visto bueno de la Cámara Baja del Poder Legislativo. En un inicio, se acordó que la fecha límite era el 15 de diciembre de 2020.


    No obstante, días antes del término de la legislatura, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) otorgó —por tercera ocasión— una nueva prórroga. “(…) tomando en cuenta la situación derivada de la emergencia sanitaria ocasionada por el grave riesgo que implica la enfermedad COVID-19, así como la necesidad de que la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión cuente con el tiempo necesario para ejercer sus atribuciones” [3], se argumentó en el documento enviado a Dulce María Sauri (presidenta directiva de la Cámara de Diputados).


    Si bien el aplazamiento causa incertidumbre en el sector, algunos/as especialistas apuntan que la decisión podría dar pauta a la mejora de la propuesta y beneficiar un mayor sector de la industria cannábica. Respecto a esta perspectiva, Zara Shapp (cofundadora del Instituto Ria) señaló lo siguiente: “la Cámara de Diputados pidió la prórroga (…) desde el Senado el 28 de noviembre y se turnó a las comisiones. Estas no han tenido tiempo para revisar a fondo la discusión (…). El Senado tendría que haber estado compartiendo los avances para que hubiera acuerdo y consenso. No vemos mal que haya pedido una prórroga si significa que se va a mejorar el proyecto de ley (…), que sea para descriminalizar por completo las actividades relacionadas con la planta y que no eliminen nada de lo bueno, como derechos reconocidos y acciones afirmativas al campo (…). Esto debe ser por la justicia social en México” [4].

    Si te interesa profundizar en este tema, te sugerimos consultar el siguiente video: "Mexico moves to legalise cannabis"

    La remoción del cannabis de la Lista IV: un avance a nivel histórico y global

    Tras casi dos años de espera, discusiones y prórrogas, el pasado 2 de diciembre, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) retiró al cannabis de la Lista IV de la Convención de Drogas de 1961, acuerdo que —como detalla el Consorcio Internacional de Políticas de Drogas (IDPC por sus siglas en inglés)— estableció un sistema universal para limitar el cultivo, producción, distribución, comercio, posesión y uso de sustancias estupefacientes para propósitos médicos y científicos de sustancias como el opio y la heroína [5].


    La decisión de reconocer el potencial médico del cannabis se tradujo en una votación que dio como resultado 27 países a favor, 25 en contra y uno en abstención (Ucrania). De acuerdo con información recabada por DW y The New York Times, la lista de Estados que se opusieron a dicha resolución histórica está encabezada por Rusia, China, Brasil, Hungría, Pakistán, Cuba, Venezuela, Perú y Chile. En su mayoría, los representantes argumentaron su postura bajo la preocupación de “banalizar el consumo de cannabis, minimizar los daños a la salud y poner en riesgo el statu quo” [6].


    Además del reconocimiento de la utilidad medicinal del cannabis, algunos países intentaron empujar una iniciativa en la que se proponía la remoción del dronabinol y THC de la Lista IV. A razón del incumplimiento con los votos requeridos, esta propuesta fue rechazada.


    Pese a la evidente polarización en la regulación de la industria cannábica global, especialistas reconocieron la labor de —al menos— 50 gobiernos que han puesto en marcha programas de cannabis medicinal. Entre los más destacados se mencionó a Colombia, país que —a través del Fondo Nacional de Estupefacientes— ha entregado 48 certificados de exportación para derivados de cannabis.


    Además de los acuerdos con Canadá, Australia, Alemania y Perú, la consolidación y el fortalecimiento del sector cannábico en Colombia están representados por:

    1. La autorización de las preparaciones magistrales a base de cannabis (principios de 2020).
    2. Certificación de buenas prácticas a cinco empresas por parte del Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima).
    3. Permisos otorgados a 645 empresas para la fabricación de derivados de cannabis con uso medicinal.
    4. 1,352 licencias expedidas por el Ministerio de Justicia.
    5. Incremento del 1,320 % de las exportaciones (esto respecto a los resultados obtenidos en 2019) [7].

    Al tomar como antecedente la experiencia de Colombia, especialistas declaran que la reclasificación de la ONU es un paso significativo. Desde la perspectiva de Martin Jelsma (analista del Transnational Institute) “dará un nuevo impulso al cannabis medicinal para aquellos países que siguen de cerca o, incluso, adoptan automáticamente la posición de la ONU en su legislación”. Con relación a este rubro, Paola Cubillos (miembro de la Junta Directiva de la Asociación Pro-Cannabis Colombia) agregó que el retiro del cannabis de la Lista IV no implica forzosamente cambios en la regulación del uso recreativo. Empero, “sí ayuda a que los países puedan evaluar el tema del cannabis desde una perspectiva científica y con evidencia” [8].

    Como material adicional, te recomendamos echar un vistazo al siguiente audiovisual: "¿Qué implica que la ONU reconozca las propiedades medicinales del cannabis?"

    Perú: ¿por qué es tan compleja la situación del sector?

    En las últimas semanas, medios locales han dado cobertura a la situación contradictoria de la industria cannábica en Perú, país que —representado por Néstor Popolizio en la ONU— manifestó su voto en contra de la remoción del cannabis de la Lista IV. “Ha evidenciado la poca capacidad de generar ciencia local, así como para garantizar la salud de la ciudadanía” [9], expuso la asociación Buscando Esperanza Perú mediante una publicación en redes sociales. A esta postura de inconformidad se unieron Anden Naturals, Cannabis Gotas de Esperanza (CGDE) y la Asociación Peruana de Medicina Cannabinoide (Apemedcann).


    Conforme a declaraciones de expertos/as, el pronunciamiento internacional de Perú frente a la ONU es incoherente respecto a los avances que ha tenido el sector desde 2017 (tales como la publicación del reglamento para el uso medicinal y terapéutico de la planta (2019), la venta del aceite medicinal Epifractan y la ampliación de licencias).


    A pesar de la poca concordancia entre la postura frente a otros países y los logros nacionales, a mediados de diciembre la empresa Khiron Life Sciences dio a conocer la primera importación legal de THC a Perú, misma que ayudará a cumplir con las leyes locales y favorecerá a más de 2.5 millones de pacientes. De acuerdo con la compañía, el producto cumple con los más altos estándares de calidad de la región. A su vez, se informó sobre algunos de los detalles para la adquisición de fórmulas magistrales con alta concentración en THC:

    - Es obligatoria la prescripción médica.
    - La instancia encargada de la dispensación es la Farmacia Universal, pues cumple con los requisitos y certificaciones dictadas por la Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas (DIGEMID) [10].

    Como parte de la agenda 2021 de la industria cannábica en Perú, la Escuela de Medicina TecSalud del Tecnológico de Monterrey llevará a cabo —en modalidad virtual— el Primer Diplomado Internacional de Cannabis Medicinal. En este encuentro se pretende retomar algunos de los temas abordados durante el evento “THC: un nuevo enfoque para el tratamiento de dolor crónico en Perú”, así como brindar herramientas teóricas y prácticas a profesionales de la salud de América Latina.

    Para mayor información de la industria cannábica del país, te recomendamos el siguiente video: "Perú crece uso de cannabis medicinal, piden democratizar su producción".

    También te puede interesar:

    El THC y su potencial terapéutico
    Industria del cannabis, oportunidad en la crisis mundial de 2020
    Los 5 mayores mercados cannábicos en América Latina

    Referencias:
    [1] De la Rosa, Y. (2020). Selección Forbes 2020: Congreso deja pendientes al menos 7 reformas para 2021. Forbes. Recuperado de <sitio web> , última consulta 21 de diciembre de 2020.
    [2] Ponce, E. (2020). Aplaudamos los logros obtenidos en materia de cannabis. Expansión. Recuperado de <sitio web>, última consulta 21 de diciembre de 2020.
    [3] Expansión Política (2020). La regulación de la marihuana no será una realidad, al menos este año. Recuperado de <sitio web> , última consulta 21 de diciembre de 2020.
    [4] Martínez, A. (2020). Aprobación de Ley de Cannabis sería hasta 2021: ¿un error del gobierno?. GQ. Recuperado de <sitio web>, última consulta 21 de diciembre de 2020.
    [5] IDPC (2020). Convenciones de la ONU sobre fiscalización de drogas. Recuperado de <sitio web>, última consulta 21 de diciembre de 2020.
    [6] DW (2020). La ONU reconoce oficialmente las propiedades medicinales del cannabis. Recuperado de <sitio web>, última consulta 21 de diciembre de 2020.
    [7] EFE (2020). ONU sacó el cannabis medicinal de la lista de drogas más peligrosas. Recuperado de <sitio web>, última consulta 21 de diciembre de 2020.
    [8] Ortiz, M. (2020). El cambio de posición de la ONU sobre cannabis impulsaría uso medicinal. El Tiempo. Recuperado de <sitio web>, última consulta 21 de diciembre de 2020.
    [9] Paucar, J. (2020). ¿Por qué es incoherente el voto de Perú en la ONU en contra de reconocer al cannabis como medicina? Recuperado de <sitio web>, última consulta 21 de diciembre de 2020.
    [10] Pinto, N. (2020). Khiron realiza la primera importación legal de THC de la historia de Perú, procedente de Colombia. PressPeru. Recuperado de <sitio web>, última consulta 21 de diciembre de 2020.