¿Interesado en mantenerte informado acerca del cannabis?

¿El cannabis ayuda a aliviar las enfermedades respiratorias?

Fecha de publicación: 16 de marzo de 2020.

Seguramente te has enfermado de las vías respiratorias, ya sea de gripa, tos, infección en la garganta o hasta influenza, y que además hayas sufrido de cuerpo cortado, dolor de cabeza, escurrimiento nasal, etc. Dado que el cannabis tiene propiedades medicinales, ¿será posible que te ayude a aliviar esos malestares?

Como hemos mencionado en otras publicaciones, el cannabis produce diferentes efectos en nuestro cuerpo gracias a los cannabinoides y terpenos que contiene. Destacan sus propiedades antiinflamatorias y analgésicas, entonces, ¿nos podría ayudar a sentirnos mejor? Veamos qué dicen los expertos al respecto.

La inflamación es una reacción normal de nuestro sistema inmune y ocurre cuando algo daña nuestros tejidos. Muchas cosas pueden dañarlos: virus o bacterias, golpes o traumas, calor o frío excesivos, etc.

Las células dañadas responden liberando sustancias que provocan la inflamación, lo cual en el corto plazo ayuda a contrarrestar el daño. Por ejemplo, la inflamación lleva más sangre al área afectada y esto “protege” las células en el corto plazo. Sin embargo, un exceso de inflamación puede dejar de ser bueno y convertirse en un problema. 

Cuando tenemos una infección de vías respiratorias o en la garganta, se inflaman los tejidos, duelen y dan comezón, y en casos severos cuesta trabajo hasta tragar saliva. Si no se controla la inflamación, nos sentimos cada vez peor.

Así pues, la inflamación es fundamental para la defensa del organismo, pero mantenerla bajo control es muy importante para recuperar el equilibrio y regresar a la normalidad. [7,3] 

El cannabis puede ayudar, pero ¿cómo?

Como ya hemos mencionado en otras publicaciones, el cannabis interactúa con nuestro cuerpo mediante el sistema endocannabinoide (SEC) y sus receptores CB1 y CB2. Muchos de los receptores CB2 se encuentran en el sistema inmune y son los que interactúan con el CBD para modular a las sustancias que causan la inflamación. [4]

La investigación sobre las acciones de los cannabinoides y otros moduladores de los receptores CB1 y CB2 muestra que son eficientes si se administran localmente y por corto tiempo, controlando la inflamación asociada a las enfermedades crónicas.

La evidencia indica que nuestros endocannabinoides (los que produce nuestro cuerpo) se agotan rápidamente en el sitio de la inflamación pues se utilizan y eliminan inmediatamente. [3] 

Los cannabinoides pueden aliviar el dolor y pueden inducir hambre, lo cual puede ser bueno cuando estamos enfermos. Sin embargo, cuando la inflamación se vuelve crónica, es decir, dura mucho tiempo (más allá de semanas), puede volverse perjudicial. 

Se ha observado que las mismas propiedades antiinflamatorias de los cannabinoides pueden llegar a ser nocivas si es que se administran durante un tiempo prolongado, pues disminuyen la respuesta inmune. En la mayoría de los casos, una respuesta inflamatoria rápida y fuerte pero controlada a largo plazo es esencial para la recuperación y la supervivencia. [3,6]

Entonces ¿es recomendable usar cannabis para el malestar?

De acuerdo con una revisión realizada en 2017, fumar marihuana tiene propiedades antinflamatorias, disminuye la fiebre, alivia el dolor, ayuda a dormir mejor, etc. [1,5]

Pero antes de que corras a fumar, recuerda que si tienes inflamación o infección en la garganta y sientes que pica o duele, el humo no es una buena idea. En el artículo de vapes mencionamos algunos de los efectos que fumar o vaporizar ocasiona sobre las vías respiratorias: el humo causa más irritación e inflamación, empeorando el malestar durante una enfermedad respiratoria. Lo mejor es emplear otras presentaciones de cannabis, por ejemplo: tinturas, aceites, comestibles o bebidas infusionados con cannabis. [2]

Sin embargo, el cannabis no es la panacea. En 2010 se realizó un estudio sobre el uso de cannabinoides (pero sin incluir al CBD*) como tratamiento de diversas infecciones virales crónicas. Los resultados mostraron que, en las infecciones virales tanto in vitro como in vivo, el tratamiento con cannabinoides condujo a la progresión de la enfermedad, aumento de la patología y, a veces, a la muerte del huésped. Por lo tanto, en muchos entornos clínicos, incluidas las infecciones causadas por el VIH-1 (virus de inmunodeficiencia humana), VHS-1 (virus del herpes simple) y el VHC (virus de la hepatitis c), los cannabinoides conducen a un peor resultado de la enfermedad. [6]*

Esto quiere decir que el cannabis no es un tratamiento efectivo para curar infecciones virales como la gripa, tos o influenza, y mucho menos del coronavirus, VIH o herpes. Es importante mencionar que hasta el momento no hay evidencia que indique que el cannabis ayude como tratamiento del resfriado común, pero sí puede ayudar a disminuir las molestias como la inflamación, comezón y dolor ocasionados por la infección de vías respiratorias o en la garganta. 

Ten cuidado al combinar el cannabis con los medicamentos que se usan comúnmente para el tratamiento de estos malestares pues es posible que los efectos secundarios de la medicación se intensifiquen, por ejemplo, la sedación, mareos y dificultad para concentrarte. [1]

Lamentablemente, aún falta investigación para utilizar todo el potencial terapéutico de algunos cannabinoides sobre la inflamación y los síntomas que esta causa, sin olvidar que la inflamación controlada es normal y benéfica. Los problemas ocurren cuando es demasiada inflamación o cuando no es suficiente. [3]

Si estas enfermo de alguna infección en la garganta o enfermedad de vías respiratorias y tienes pensado utilizar cannabis para ayudar a mejorar los síntomas, recuerda siempre consultar a tu médico y tener en cuenta lo que te hemos mencionado a lo largo de nuestras publicaciones. El cannabis te puede ayudar, pero no lo mezcles con otros medicamentos si no conoces los efectos de la combinación, y recuerda no inhalarlo para no irritar más tu garganta y pulmones mientras estás enfermo. 

En ICAN nos esforzamos en mantenerte informado de los avances más recientes en la industria del cannabis, así como las diversas aplicaciones de los cannabinoides sobre nuestra salud. Síguenos en nuestras diferentes redes sociales para no perderte de nada. 

También te puede interesar

Cannabis sativa o indica, ¿hay diferencia? 

7 preguntas esenciales sobre el sistema endocannabinoide de tu cuerpo

5 temas que probablemente desconocías del cannabis

Referencias:

[1] Carter, A. (18 de abril de 2019). Is It Safe to Smoke Weed If You Have a Cold or the Flu?. Healthline. Recuperado de <Sitio web>, última consulta el 12 de marzo 2020.

[2] Fisher Tully, C. (21 de octubre de 2019). Cannabis for colds and flu? Here’s what the experts say. Leafly. Recuperado de <Sitio web>, última consulta el 12 de marzo 2020.

[3] Gonzales, C. (s.f.). Cannabinoides y Sistema Inmune. Departamento de Farmacobiología, Cinvestav. Recuperado de <PDF>, última consulta el 12 de marzo 2020.

[4] ICAN. (10 de enero de 2019). Un vistazo al Sistema Endocannabinoide. Recuperado de <Sitio web>, última consulta el 12 de marzo 2020.

[5] National Academies of Sciences, Engineering, and Medicine. (2017). The Health Effects of Cannabis and Cannabinoids: The Current State of Evidence and Recommendations for Research. National Academies Press. Recuperado de <Sitio web>, última consulta el 12 de marzo 2020.

[6] Shoshkes Reiss, C. (2010). Cannabinoids and Viral Infections. Pharmaceuticals. 3, 1873-1886. Recuperado de <Sitio web>, última consulta el 12 de marzo 2020.

[7] Universidad de Guanajuato (2018). Contenidos didácticos. Licenciatura de enfermería y obstetricia. Unidad didáctica 2: Mecanismos de defensa e inmunidad. Recuperado de <Sitio web>, última consulta el 12 de marzo 2020.

* Aunque esta revisión es muy completa en número de enfermedades estudiadas, la mayoría de los estudios emplearon THC o anandamida (endocannabinoide con efectos similares al THC) y ninguno evaluó al CBD, por lo cual estos resultados no descartan posibles efectos benéficos del CBD en las infecciones virales.