¿El cannabis te hace más creativo?

Y si es así, ¿cómo lo hace?

Una pregunta muy común en la discusión acerca de los beneficios del cannabis es “¿El cannabis te hace más creativo? ¿O las personas creativas son las que más buscan el cannabis?”

Lo que sí sabemos es que mucha gente ha reportado ese efecto y hay bastante evidencia anecdótica que sugiere que el consumo de cannabis sí aumenta la creatividad humana. En línea con eso, Steve Jobs, una mente innegablemente creativa, dijo una vez: “La mejor manera en que podría describir el efecto del cannabis y el hachís, es que me relajaría y sería creativo”. Otros usuarios habituales afirman que el cannabis induce un estado en el que experimentan pensamientos inusuales y originales.3

Dicho esto, en este artículo vamos a dejar de lado las experiencias de las personas, y nos enfocaremos en aprender qué dice la ciencia al respecto.

Para realmente resolver la pregunta sobre el cannabis y la creatividad debemos primero definir los parámetros que buscamos explicar. El concepto de creatividad puede ser difícil de definir ya que no hay consenso sobre una medida particular para evaluarlo.3 Muchos autores consideran la creatividad como un proceso, un conjunto de fases a seguir, ciertas características que debe tener una persona y, por supuesto, un proceso que dé como resultado algo que ha de ser nuevo, original y que ha de servir para resolver algún problema.2 

Es importante definir también dos tipos de pensamiento, convergente y divergente, ya que se han desarrollado estudios de creatividad que se evalúan midiendo estos dos tipos de pensamiento. 

Pensamiento convergente: induce a una respuesta automática, misma que se da por la asociación que hacemos con el contexto en que se desarrolla la situación, luego usamos nuestra experiencia y hacemos un análisis basado en esa experiencia básica.2 Este proceso a menudo se evalúa mediante la Tarea de Asociados Remotos (RAT por sus siglas en inglés) de Mednick (1962), en la cual a las personas se les presentan tres conceptos supuestamente no relacionados y se les solicita que identifiquen un concepto que puede relacionarse con los tres; por ejemplo, “tiempo”, “cabello”, “estiramiento” y se les solicita que identifiquen un concepto que puede relacionarse con los tres, como sería el concepto de “largo”.3

Pensamiento divergente: se caracteriza esencialmente por la búsqueda de múltiples respuestas o alternativas para resolver un problema.2 A menudo se evalúa mediante la Tarea de Usos Alternativos (AUT) de Guilford (1967), que requiere los individuos pueden generar tantos usos como sea posible para un artículo doméstico común que puedan pensar, como por ejemplo un libro que se puede utilizar para leerlo, usarlo como un tope de puerta, adornar una mesa, etc.3

Estas dos formas distintas de abordar una actividad intelectual, lejos de ser contrapuestas en la práctica, son totalmente complementarias en los procesos creativos.

Al analizar estos diferentes puntos de vista podemos concluir que la creatividad es un proceso psicológico, se inicia con espontaneidad, se plantea, se verifica y se explota; es decir, tiene un cierto orden y el desarrollo del mismo dependerá del individuo.2

Biológicamente hablando, la creatividad está asociada con el lóbulo frontal del cerebro y que el consumo de cannabis aumenta el flujo sanguíneo cerebral (CBF por sus siglas en inglés) a esta área, lo que la hace más activa.1 Sin embargo, no está claro si las diferencias en las personalidades de los usuarios de cannabis pueden explicar los efectos potencialmente benéficos del cannabis en la creatividad.4

En 2002 se realizó un estudio para evaluar los efectos de fumar cannabis sobre el flujo sanguíneo cerebral regional (rCBF) y el rendimiento cognitivo en 12 usuarios recreativos. En este estudio se observó una reducción del rCBF en las regiones auditivas, en la corteza visual y en las regiones del cerebro que pueden formar parte de una red de atención. Estas disminuciones del rCBF pueden ser la base neural de las alteraciones perceptivas y cognitivas que ocurren con la intoxicación aguda por cannabis.

No hubo un cambio significativo de rCBF en el área asociada con la memoria, aprendizaje y evaluación8 u otras regiones cerebrales relacionadas con la recompensa, ni en las áreas responsables del movimiento del cuerpo o el en la parte del cerebro asociada a la memoria y a la orientación, que tienen una alta densidad de receptores de cannabinoides.5 

Para examinar si el cannabis tiene efectos benéficos sobre la creatividad, en 2015 se hizo una investigación en la que se puso a prueba el efecto de dos dosis diferentes de cannabis vaporizado (5.5 y 22 mg de THC) y placebo sobre el pensamiento convergente y divergente en una muestra de 59 consumidores crónicos de cannabis. Los hallazgos demostraron que una dosis alta de cannabis vaporizado (22 mg de THC) perjudica el pensamiento divergente en los consumidores regulares de cannabis, en comparación con una preparación de cannabis de dosis baja (5.5 mg de THC) y placebo.

Esto se refleja en la disminución de las puntuaciones de fluidez, flexibilidad y originalidad de las respuestas de los participantes en la condición de dosis alta. Sin embargo, contrariamente a lo esperado, una dosis baja de cannabis no mejoró el pensamiento divergente en los consumidores crónicos de cannabis: los individuos en el grupo de dosis baja no superaron significativamente a los sujetos en el grupo de placebo en ninguno de los componentes de la prueba AUT (Tarea de Usos Alternativos). Además, el pensamiento convergente parece no verse afectado por una dosis alta o baja de cannabis, ya que la condición no tuvo impacto en la cantidad de elementos RAT (Tarea de Asociados Remotos) correctos.3

En 2017 se realizó otro estudio con usuarios de cannabis sobrios y no usuarios, en el cual completaron pruebas para medir consumo de cannabis, personalidad, creatividad objetiva y creatividad estimada por ellos mismos. En relación con los no usuarios, los usuarios de cannabis sobrios informaron una mayor creatividad y tuvieron un rendimiento significativamente mejor al medir el pensamiento convergente. El control de los niveles más altos de apertura de los consumidores de cannabis a la experiencia eliminó estos efectos.4 

Por lo tanto, si bien los usuarios de cannabis parecen demostrar una mayor y mejor creatividad, esto puede ser debido a  sus elevados niveles de apertura a la experiencia y no en realidad a un efecto que tenga el cannabis sobre las áreas del cerebro responsables de ella.4

En lo referente a si alguna cepa de cannabis te puede ayudar a ser más creativo, el mercado ofrece una amplia variedad de cepas, ya sean sativas, indicas o híbridas que pueden ser utilizadas para incrementar tu creatividad,6,7 pero hasta el momento no hay evidencia científica que respalde que el uso del cannabis incrementa la creatividad. 

Eso no quita la validez de la evidencia anecdótica, sino que aún falta mucha investigación acerca del tema para entender al 100% cómo el cannabis afecta al cerebro, y también cómo cada dosis y cepa, varía en cada individuo.

Fuentes

  1. Hartley, M. (2019). Cannabis Can make you More Creative, but it’s complicated. Leafly. Recuperado de https://www.leafly.com/news/science-tech/cannabis-and-creativity-science
  2. Joachin Bolaños, C. V. (2016). La creatividad: concepto, técnicas y aplicaciones. Unidad de Apoyo para el aprendizaje. UNAM. Recuperado de https://programas.cuaed.unam.mx/repositorio/moodle/pluginfile.php/166/mod_resource/content/1/la-creatividad/index.html
  3. Kowal, M. Hazecamp, A. (2015). Cannabis and creativity: highly potent cannabis impairs divergent thinking in regular cannabis users. Psuchofarmachology.Recuperado dehttps://link.springer.com/article/10.1007/s00213-014-3749-1
  4. La France, E. Cuttler, C. (2017). Inspired by Mary Jane? Mechanisms underlying enhanced creativity in cannabis users. Consciousness and Cognition Vol. 56. Recuperado dehttps://doi.org/10.1016/j.concog.2017.10.009
  5. O’Leary, D.S. Block, R.I. (2002). Effects of smoking marijuana on brain perfusion and cognition. Neuropsychopharmacology. Recuperado de https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12007751
  6. Rahn, B. (2017). The Best Cannabis Strains for Sparking Creativity. Recuperado de https://www.leafly.com/news/strains-products/best-cannabis-strains-for-creativity
  7. Zamnesia. (2019). Top 10 Cannabis Strains That Boost Creativity. Recuperado de https://www.zamnesia.com/blog-top-10-cannabis-strains-that-boost-creativity-n934
  8. Castillero, O. (S.F.). Núcleo Accumbens: anatomía y funciones. Recuperado de https://psicologiaymente.com/neurociencias/nucleo-accumbens   

¿Quieres mantenerte informado acerca de los avances en el mundo del cannabis?

¡Suscríbete aquí para recibir nuestro boletín!