El Cannabis: ¿un remedio para la depresión y la ansiedad?

La triste realidad es que casi todos nosotros que estamos leyendo este blog hemos experimentado o tenemos algún ser querido que experimenta síntomas de depresión y/o ansiedad. De hecho, más de 300 millones de personas en el mundo sufren de depresión.5

No hace falta recalcar que las tasas de ansiedad y depresión han aumentado rápidamente en los últimos años y no parece que vayan a disminuir en el corto plazo6, por lo que surge la pregunta: ¿hay alguna manera en la que podamos tratar estas condiciones naturalmente sin el riesgo de una gran cantidad de efectos secundarios no deseados?

¡Muchos investigadores y científicos están investigando la posibilidad de que el cannabis sea una solución! De hecho, se sabe que los cannabinoides THC y CBD ejercen efectos sedantes, antidepresivos y antipsicóticos en los consumidores, y en este artículo aprenderás cómo. Si encuentras términos desconocidos marcados con asterisco (*), recuerda buscar su definición al final del artículo en el glosario.

El consumo de cannabis tiene un impacto en la liberación de neurotransmisores en nuestro cerebro

Los síntomas de depresión, estrés y ansiedad están altamente relacionados con los niveles de serotonina* y dopamina* en el cerebro, y el sistema endocannabinoide está muy involucrado en ayudar a regular la liberación de estos neurotransmisores.

Investigadores de la Universidad McGill en Montreal descubrieron que el THC en dosis bajas puede servir como un antidepresivo ya que incrementa la producción de serotonina.2 En contraste, observaron que las dosis altas de THC pueden empeorar los síntomas de la depresión; por esta razón es importantísimo acudir con un médico que nos prescriba la dosis adecuada para cada uno de nosotros.

El CBD también posee propiedades ansiolíticas, antipsicóticas y anticonvulsivas. El modo de acción del CBD aún no se comprende completamente; puede implicar el bloqueo de la recaptación de anandamida* y serotonina, de la misma forma en la que actúan algunos ansiolíticos de uso común.

El cannabis ayuda a regular tus respuestas fisiológicas

La amígdala es un componente sumamente importante del sistema límbico (o cerebro primitivo) del cuerpo, su función principal es integrar las emociones con los patrones de respuesta correspondientes a estas, provocando una respuesta a nivel fisiológico o conductual. Básicamente es quien da la señal de luchar o huir; este mecanismo nos ha permitido sobrevivir y desarrollarnos como especie durante miles de años.⁣

El alto número de receptores CB1 en el hipocampo, la amígdala y la corteza cingular anterior y frontal (regiones clave en la regulación de la ansiedad) puede sugerir que el sistema endocannabinoide desempeña un papel importante en el control de la ansiedad.3

Cuando alguien toma antidepresivos tricíclicos, estos incrementan la cantidad de los receptores CB1 en el hipocampo y el hipotálamo. Lo interesante es que los endocannabinoides producen efectos muy similares sobre estos receptores que los fármacos antidepresivos.

El cannabis potencialmente podría reemplazar los medicamentos antidepresivos

Aunque se han logrado avances significativos en el tratamiento de los trastornos del estado de ánimo durante las últimas décadas, aproximadamente el 30% de la población no responde a las terapias actuales, y la búsqueda de nuevos enfoques farmacológicos continúa.

En un estudio publicado por el Journal of Affective Disorders, se observó que pacientes que consumieron cannabis alto en CBD y bajo en THC reportaron mejoría en los síntomas de depresión, mientras que los que consumieron cannabis alto en CBD y THC percibieron una disminución en el estrés.1

Muchos de los efectos psicológicos del cannabis y el THC son bifásicos y bidireccionales, según el modo de administración, la dosis, factores individuales, entre otros. El THC, bajo ciertas condiciones y en ciertas dosis, ejerce efectos ansiolíticos, antidepresivos e hipnóticos en pacientes con dolor asociado con cáncer o esclerosis múltiple y mejora el estado de ánimo y el bienestar general.3

El cannabis es una alternativa de tratamiento para la depresión, debido a que actúa más rápido y con menos efectos secundarios comparado con los antidepresivos que se utilizan comúnmente, pues estimula el sistema endocannabinoide, acelera el crecimiento y el desarrollo del tejido nervioso con pocos o ningún efecto secundario. Este remedio natural ofrece a los pacientes tranquilidad y lucha contra el estrés al mejorar el estado de ánimo, proporcionar energía y concentración, aliviar la ansiedad, inducir el hambre y combatir el insomnio.2

Por todos estos descubrimientos, la modulación farmacológica del sistema endocannabinoide es muy prometedora en el tratamiento de trastornos relacionados con la ansiedad y el estado de ánimo.

Estamos emocionados por los avances que ha habido en este tema y esperamos muchos más avances enfocados en este tema en un futuro no lejano para que todos podamos empezar a beneficiarnos de nuevos tratamientos naturales y seguros.

Glosario

Anandamida: un neurotransmisor del grupo de los endocannabinoides, que se une a los receptores cannabinoides del cerebro y cuerpo estimulando una sensación de bienestar.

Bifásico: que tiene dos fases o etapas.

Células progenitoras neurales: son células madre que dan origen a una variedad de células nerviosas, incluyendo las neuronas.

Terapia electroconvulsiva: el proceso de transmitir pequeñas corrientes eléctricas a través del cerebro como tratamiento para algunas enfermedades con la finalidad de mejorar el funcionamiento del mismo.

Serotonina y dopamina: neurotransmisores que se encuentran en plantas y animales e intervienen en muchos procesos fisiológicos. La serotonina se encarga principalmente de regular el humor, el sueño y la digestión, entre otros, mientras que la dopamina está involucrada en el estado de alerta y el sistema de recompensa/placer en el cerebro, aunque también tiene otras funciones.

Fuentes

  1. Cuttler, C., Spradlin, A., McLaughlin, R. (2018). A naturalistic examination of the perceived effects of cannabis on negative affect. Journal of Affective Disorders. https://doi.org/10.1016/j.jad.2018.04.054
  2. Kossen, J. (2016). Cannabis and Depression. Leafly Health. Recuperado de https://www.leafly.com/news/health/cannabis-and-depression
  3. Pacher, P., Bátkai, S., Kunos, G. (2006). The Endocannabinoid System as an Emerging Target of Pharmacotherapy. Pharmacological reviews. https://doi.org/10.1124/pr.58.3.2
  4. Mayo Clinic (2019). Terapia Electroconvulsiva. The Mayo Clinic. Recuperado de https://www.mayoclinic.org/es-es/tests-procedures/electroconvulsive-therapy/about/pac-20393894
  5. World Health Organization. (2018). Depression. Recuperado de https://www.who.int/news-room/fact-sheets/detail/depression
  6. The Guardian. (2018). What is depression and why is it rising? Recuperado de https://www.theguardian.com/news/2018/jun/04/what-is-depression-and-why-is-it-rising
  7. Barcott, B. (2014). Cannabinoid Receptors in the Brain. Leafly. Recuperado de https://www.leafly.com/news/science-tech/can-you-overdose-on-cannabis
  8. Colbert, M. (2014). Concentration of CB1 receptors. The Leaf online. Recuperado de http://theleafonline.com/c/science/2014/06/cannabinoid-profiles-meet-cb-receptors

¿Te quedaste con alguna duda?

Si tienes preguntas sobre el cannabis y la depresión o ansiedad que no mencionamos en este artículo, llena el formato que encontrarás abajo y te contestaremos ¡con información verificada!

 

¿Quieres mantenerte informado acerca de los avances en el mundo del cannabis?

¡Suscríbete aquí para recibir nuestro boletín!