¿Fumar demasiado cannabis involucra algunos riesgos?

Existen muchos beneficios por fumar la conocida “marihuana”, pero, ¿conoces los riesgos?

Como todo en la vida, la experiencia determina gran parte de nuestros resultados. El cannabis no es la excepción en este tema. 

En el artículo de esta semana abordaremos el tema desde varios ángulos para que tengas suficientes elementos y determines si fumar cannabis siempre tiene beneficios o por el contrario, de verdad consideres algunos puntos como la edad para iniciar a fumar, los efectos o las consecuencias que pueden existir por usarla junto con otras sustancias.

Todo empieza con el medio para ingresar cannabis al organismo: fumarlo

Fumar es una de las formas más populares así como eficientes de ingerir cannabis y experimentar rápidamente sus efectos sobre el cerebro. Tradicionalmente muchas personas usan el cigarrillo de cannabis o una gran variedad de pipas. Éstas son como las que se usan para el tabaco, pero también es muy frecuente la pipa de agua (bong). Pese a su gran variedad de formas y tamaños, todas las pipas de agua usan el mismo principio, el humo de la tubería se aspira a través de una capa de agua que lo enfría y elimina gran parte del alquitrán y otros materiales irritantes presentes en el humo de la planta.

La experiencia otorga beneficios a la hora de fumar

Una forma de irritar menos las vías respiratorias es inhalando la mayor cantidad de aire al tiempo que se está inhalando el humo. Esto es uno de los beneficios que conocen los fumadores más experimentados de cannabis porque tienden a inhalar más profundamente que los fumadores de tabaco y a mantener el aire en sus pulmones durante más tiempo antes de exhalar. 

Otro de los beneficios de ser un fumador de cannabis con experiencia es que a través de la inhalación pueden regular la dosis de THC administrada al cerebro para lograr el efecto psicológico deseado, evitar una dosis muy alta y minimizar los efectos no deseados. Los volúmenes de exhalación e inhalación tienden a ser más altos al principio y más bajos al final de fumar un cigarrillo.

En un estudio realizado con fumadores experimentados de cannabis se les proporcionaron cigarrillos con distintas concentraciones de THC. Se observó que, sin saber cuál era cuál, ajustaron su manera de inhalar para alcanzar el mismo nivel de absorción de THC a pesar de la diferencia en los cigarrillos. Cuando fumaban cigarrillos menos potentes las bocanadas de humo eran mayores, al igual que la frecuencia. Si fumaban cigarrillos más potentes, inhalaban más aire, diluyendo así el humo de cannabis.3  

Cuando fumas, parte del THC que se encuentra en la planta al momento de quemarse se destila en vapor. Cuando este vapor se enfría, el THC se condensa en el humo que se inhala y después penetra las membranas que recubren el pulmón, el cual ofrece una gran área de absorción que se comunica con el torrente sanguíneo. Alrededor de los 10 minutos de haber empezado a fumar, el THC ya está en el cerebro.3 En blogs anteriores hemos mencionado cuánto tiempo se tarda el cannabis en salir de tu organismo, lo puedes consultar aquí.

¿Cuáles son los efectos de fumar cannabis?

El cannabis sobreestimula ciertas partes del cerebro, las cuales contienen el mayor número de receptores cannabinoides. Estos forman parte de un sistema complejo en nuestro cuerpo llamado sistema endocannabinoide, revisa toda la info aquí. Pero justamente la sobreestimulación de estos receptores es la que causa la sensación descrita como sentirse “high” o “drogado por marihuana”. Algunos de estos efectos son:

  • Alteración de los sentidos, por ejemplo: ver colores más brillantes o escuchar más fuerte los sonidos.
  • Alteración del sentido del tiempo.
  • Cambios en el estado de ánimo.
  • Alteración en movimientos del cuerpo.
  • Dificultad para pensar y resolver problemas.
  • Memoria deficiente.
  • Alucinaciones, delirios y psicosis (en dosis altas).

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Duke demostró que al fumar desde la adolescencia de manera adictiva el coeficiente intelectual (CI) disminuye y que al momento de dejar de fumar las habilidades no regresan. Por otro lado las personas que comenzaron a fumar marihuana en la edad adulta no mostraron declives importantes en el coeficiente intelectual.4

En otro estudio reciente realizado en gemelos se observó que los que consumieron marihuana mostraron una disminución significativa en el conocimiento general y en la capacidad verbal (equivalente a 4 puntos de CI) entre los años preadolescentes y la edad adulta temprana, pero no se encontraron diferencias predecibles entre los gemelos cuando uno consumía marihuana y el otro no lo hacía. Esto sugiere que la disminución del coeficiente intelectual en los usuarios de marihuana puede ser causada por algo distinto a la marihuana, como los factores familiares compartidos (p. Ej., genética y entorno familiar).

Riesgos por mezclar cannabis con otras sustancias o medicamentos

De manera habitual vemos como algunos usuarios tienden a mezclar sustancias ya sea por recomendación o influencia de medios masivos, pero en muy pocas ocasiones será algo benéfico. Aquí algunos ejemplos:

  • Alcohol y Cannabis: consumirlos al mismo tiempo probablemente resulte en un mayor deterioro mental que cuando se utiliza solamente uno de ellos.
  • Tabaco y Cannabis: esto también puede llevar a una mayor exposición a sustancias químicas nocivas, lo que aumenta los riesgos para los pulmones y el sistema cardiovascular.
  • Medicamentos y Cannabis: el funcionamiento de algunos medicamentos de prescripción médica puede alterarse con el cannabis, por lo cual es importante consultar al médico sobre cualquier medicamento que se vaya a utilizar y los efectos causados al mezclarlos con otros compuestos como el cannabis.1

Afectaciones sobre la memoria y condiciones cardiacas

Nuevamente el tema de la edad a la hora de iniciar el consumo es importante, investigaciones publicadas en Molecular Psychiatry determinaron que hay más probabilidades de tener problemas de memoria al ser adultos si se empieza a fumar cannabis en la adolescencia y se corre el riesgo de desarrollar recuerdos falsos.2

De igual forma en el tema del corazón, el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas advierte que el THC puede aumentar el ritmo cardiaco y el riesgo de sufrir un ataque cardíaco para las personas que ya tienen una condición. La investigación del Journal of American Heart Association sugiere fumar cannabis de manera regular no solo contribuye a la posibilidad de un ataque cardíaco, sino también a los trastornos del ritmo cardíaco y a derrames cerebrales. Esto aplica también en personas jóvenes que no tienen otros factores de riesgo de enfermedad cardíaca. El American College of Cardiology hace énfasis en este punto, señalando que el cannabis causa ritmos cardíacos irregulares y aumenta el riesgo de un síndrome coronario agudo.2

 

En conclusión, te podemos decir que es importante tener control a la hora de fumar cannabis, ya que de otra forma el exceso a largo plazo perjudica la capacidad cognitiva del cerebro, la creación de memorias y se aumenta el riesgo de desarrollar una serie de problemas de salud en el futuro.2

En ICAN te sugerimos siempre consumir cannabis bajo supervisión médica o de algún profesional de la salud informado en el tema y seguir las indicaciones proporcionadas por ellos, resolver todas tus dudas antes de probar cualquier producto nuevo, y nunca mezclar el cannabis con otras sustancias a menos que el médico haya autorizado hacerlo.

Referencias

  1. Center For Disease Control and Prevention (2018). Marijuana and Public Health. Recuperado de https://www.cdc.gov/marijuana/faqs/mixing-marijuana-with-alcohol-tobacco-drugs.html
  2. Crane, M. (2019). Dangers of Marijuana: Long-Term Effects of Pot on the Brain and Body. American Addiction Centers. Recuperado de https://americanaddictioncenters.org/marijuana-rehab/long-term-effects
  3. Iversen, L.L. (2000). The Science of Marijuana. Oxford: Oxford University Press. 
  4. NIDA. (2018, Junio 22). Marijuana. Recuperado de https://www.drugabuse.gov/publications/drugfacts/marijuana  

¿Quieres mantenerte informado acerca de los avances en el mundo del cannabis?

¡Suscríbete aquí para recibir nuestro boletín!