¿Interesado en mantenerte informado acerca del cannabis?

Medicina personalizada: Cosméticos, suplementos o medicamentos con CBD

Fecha de publicación: 12 de abril de 2020

No hay cómo negar que el CBD aporta beneficios medicinales y puede ser empleado como parte del tratamiento de una gran variedad de padecimientos. Sin embargo, no todos los productos que dicen contener CBD son medicamentos, muchos son suplementos o cosméticos, no aptos para tratar enfermedades. Para conocer las diferencias, te invitamos a seguir leyendo.

Este artículo fue para orientar a profesionales de la salud y requiere conocimientos médicos para su lectura y comprensión. Si deseas leer una versión menos técnica de este artículo dirigido al público en general, haz clic aquí.

Un conocido cannabinoide, el cannabinoidiol o CBD, aporta múltiples beneficios y puede ayudar a tratar diversos padecimientos como náuseas, ansiedad, inflamación, convulsiones y hasta disminuir el desarrollo de células cancerígenas; no hay dosis registradas de intoxicación y puede ingerirse en cientos de presentaciones.

En México, esta tendencia creció debido a la regulación del cannabis medicinal en 2017. Actualmente, son pocas las compañías que tienen los permisos necesarios para comerciar CBD en el país, pero es relativamente sencillo conseguir estos productos, y con tantas opciones vale preguntarse si todas tendrán los mismos efectos, ¿las gotas, gomitas y cremas con CBD son medicamentos?

Mercado mundial de CBD

El boom del CBD, con sus beneficios y cualidades, ha hecho eco en todo el mundo. Países como Estados Unidos y Canadá han modificado sus leyes para que miles de productos con CBD puedan comercializarse. El valor de estos mercados hoy en día se cotiza en millones de dólares.

Gracias a sus efectos positivos y cero casos de sobredosis de sobredosis registrados a causa de este cannabinoide, organismos internacionales como la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) han dado los primeros pasos para cambiar el paradigma prohibicionista al reconocer la utilidad de esta sustancia [1]. Mientras tanto, la lista de países que reconocen el valor medicinal del CBD crece cada año.

La creciente demanda de CBD

El activismo de cientos de personas que han encontrado una solución a sus dolencias gracias al CBD y sus beneficios medicinales, la difusión de los avances médicos y científicos sobre cannabis, además del uso de tecnologías que posibilitan nuevos productos, han creado un mercado que crece aceleradamente en América, Europa y Oceanía.

Existe una gran variedad de productos en búsquedas de internet: gotas para humanos y mascotas, aceites, cápsulas, cremas, bálsamos, gomitas, cerveza y hasta proteína de cáñamo o hemp. Los consumidores responsables, tanto pacientes como médicos, deben poner en duda la calidad y legalidad de estos productos. Esto es principalmente porque en México actualmente no existe una normatividad que obligue a las empresas que los producen a transparentar y garantizar que sus productos contengan lo que dicen tener (solicitar el certificado de análisis es una opción para saberlo). Además, existe la posibilidad de estar tratando con proveedores sin registro, ya que son pocas empresas en México las que cuentan con los permisos necesarios para comercializar CBD.

Adicionalmente, el que un producto reúna los requisitos arriba mencionados no es garantía de que se trate de un medicamento. Existen suplementos y cosméticos con CBD que, al estar registrados como tales, no cuentan con seguimiento médico ni monitoreo de sus efectos. 

Con la regulación actual, en México solamente se puede adquirir CBD de grado medicinal en formulaciones que pueden obtenerse en dispensarios especializados en medicina personalizada (también llamada medicina magistral).

Cosméticos y suplementos alimenticios ante la ley

El artículo 269 de la Ley General de Salud (LGS) define los productos cosméticos como sustancias destinadas a estar en contacto con las partes superficiales del cuerpo humano (epidermis, sistema piloso y capilar, uñas, labios, órganos genitales externos, dientes y mucosas bucales), con la finalidad principal de limpiarlo, perfumarlo, modificar su aspecto, protegerlo, conservar su buen estado, corregir los olores corporales y atenuar o prevenir deficiencias en el funcionamiento de la piel sana. [2]

Los suplementos alimenticios, según el artículo 215 de la LGS, son productos elaborados a base de hierbas, extractos vegetales, alimentos tradicionales, deshidratados o concentrados de frutas (con nutrimentos como como proteínas, grasas, carbohidratos o hidratos de carbono, vitaminas y minerales). Su finalidad es suplir algún componente de la ingesta dietética o aumentarla. [2] * 

Ni los cosméticos ni los suplementos requieren contar con registro sanitario. No requieren la aprobación individual de cada producto antes de ser comercializados y solo son vigilados cuando ya están a la venta. El único trámite necesario se llama “Aviso de funcionamiento”, que consiste en notificar a la autoridad sobre la ubicación del fabricante para que eventualmente puedan ser supervisadas sus instalaciones y productos. [2,3]

“Este producto NO es un medicamento”

Aquellos cosméticos, alimentos o bebidas que en su publicidad o etiquetado sugieran poseer características terapéuticas, deben incluir la siguiente leyenda en su empaquetado: "Este producto no es un medicamento". [2,3]

Tanto los suplementos alimenticios como los cosméticos suelen ser productos de venta libre y de fácil acceso al público. Por disposición oficial, estos productos no pueden atribuirse las acciones de medicamentos, como curar o ser una solución definitiva de enfermedades. A pesar de que pueden cubrir ciertas necesidades de los usuarios, no están diseñados para tratar, curar, prevenir o aliviar síntomas de alguna enfermedad. [2,4]

La misma Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) advierte que los productos que se publicitan como cosméticos y suplementos alimenticios, y que a la vez prometen tratar o curar enfermedades, están engañando a sus consumidores. [5]

Definición legal de medicamento

Los productos enfocados en tratar o curar padecimientos o enfermedad son insumos para la salud, y para que alguna persona pueda adquirirlos se requiere de la prescripción de un profesional de la salud y un registro sanitario emitido por la Secretaría de Salud que avale su seguridad, calidad y eficacia. [2] 

El artículo 221 de la Ley General de Salud define a los medicamentos como: “Toda substancia o mezcla de substancias de origen natural o sintético que tenga efecto terapéutico, preventivo o rehabilitatorio, que se presente en forma farmacéutica y se identifique como tal por su actividad farmacológica, características físicas, químicas y biológicas”. [2]

De acuerdo con el artículo 226 de la misma Ley, cualquier medicamento requiere una prescripción o receta expedida por un profesional de la salud con licencia registrada para ejercer su profesión [2] 

Hay otro tipo de insumos para la salud, según el artículo 221 de la LGS son: los fármacos, que son cualquier sustancia natural, sintética o biotecnológica con alguna actividad farmacológica, que no se presente en forma farmacéutica y que reúna condiciones para ser empleada como medicamento o ingrediente de un medicamento; y la materia prima, que es cualquier sustancia que se use para la elaboración de medicamentos o fármacos naturales o sintéticos. [2]

Medicamentos con CBD en México

La reforma a la Ley General de Salud permite el uso de cannabis medicinal desde 2017. Aunque la Cofepris no ha emitido lineamientos generales para regular el cannabis medicinal, existen algunas excepciones. Actualmente es posible prescribir medicamentos a base de cannabis de manera legal gracias a la medicina personalizada.

La medicina personalizada (también conocida como medicina magistral, de precisión o individualizada) tiene como objetivo proporcionar mejores diagnósticos, intervenciones más tempranas, terapias farmacológicas más eficientes y planes de tratamiento personalizados para promover el bienestar del paciente. 

Esta práctica está contemplada en la LGS en el artículo 224, que define los medicamentos magistrales como aquellos medicamentos “(que) sean preparados conforme a la fórmula prescrita por un médico”. [6]

También es regulada por el Reglamento de Insumos para la Salud (RIS) en su artículo 115 y diversas normas oficiales, como NOM-072-SSA1-2012, NOM-220-SSA1-2012 y NOM-240-SSA1-2012. [6]

¿Cómo obtener medicamentos con CBD?

El cannabidiol (CBD) sí puede ser empleado en fórmulas magistrales (con algunas restricciones), siempre y cuando cumplan ciertos requisitos estipulados por la normatividad vigente. Los establecimientos deben contar con licencia sanitaria, un responsable sanitario farmacéutico con título y cédula profesional, además de seguir pasos claramente estipulados para la preparación de medicamentos magistrales y recibir visitas de verificación periódicamente.

Para obtener medicamentos con CBD se requiere la prescripción de un médico capacitado en el uso de cannabis medicinal por medio de la creación de una receta médica según la Farmacopea de los Estados Unidos Mexicanos (FEUM). Esta receta podrá ser usada para adquirir la fórmula magistral en una droguería debidamente registrada, que además deberá comprobar la legal procedencia de la(s) materia(s) prima(s).

En conclusión

Si lo que buscas es mantener tu piel en buen estado o satisfacer deficiencias dietéticas con productos de CBD y los abundantes beneficios que brinda, basta con adquirir cosméticos o suplementos alimenticios, siempre y cuando los proveedores cuenten con los permiso de la(s) autoridad(es) responsable(s). 

En cambio, si lo que se desea es tratar algún padecimiento o enfermedad, lo más aconsejable es consultar a un médico capacitado para que se realice un examen médico completo y se elabore una receta médica para prescribir medicamento con CBD. Además, es necesario acompañar al paciente durante el tratamiento y darle el seguimiento médico y farmacológico indicado.  

En ICAN estamos trabajando para crear enlaces directos con una red de médicos capacitados en el uso de cannabis medicinal, si eres un profesional de la salud y te interesa informarte más al respecto, no dudes en contactarnos por email o a través de nuestras redes sociales.

Palabras clabe:

Medicina personalizada, medicina magistral, fórmula magistral, fórmulas magistrales, cannabidiol, CBD, beneficios, cannabis medicinal, marihuana medicinal, medicamentos, cosméticos, suplementos, ley, Cofepris, Secretaría de Salud, Ley General de Salud, LGS, reglamento, legislación, Norma Oficial Mexicana, NOM.

También te puede interesar

Cannabis sativa o indica, ¿hay diferencia?

Infografía: ¿Por qué es necesaria la regulación del cannabis?

¿El cannabis ayuda a aliviar las enfermedades respiratorias?

Referencias

[1] Reviejo, S. (4 de marzo de 2020). La ONU aplaza a final de año la decisión sobre el uso medicinal del cannabis por la falta de acuerdo. Público. Recuperado de <Sitio web>, última consulta el 7 de abril de 2020.

[2] Ley General de Salud. (s.f.). Estados Unidos Mexicanos. Recuperado de <PDF>, última consulta el 7 de abril de 2020.

[3] Cofepris. (31 de agosto de 2016). Marco jurídico para suplementos alimenticios. Recuperado de <Sitio web>, última consulta el 7 de abril de 2020.

[4] Cofepris. (31 de agosto de 2016). Suplementos alimenticios. Recuperado de <Sitio web>, última consulta el 7 de abril de 2020.

[5] Cofepris. (4 de abril de 2017). Antes de comprar un suplemento alimenticio…Recuperado de <Sitio web>, última consulta el 7 de abril de 2020.

[5] Cofepris. (2018). Guía para comercialización de medicamentos controlados en farmacias. Recuperado de <Sitio web>, última consulta el 7 de abril de 2020.