¿Interesado en mantenerte informado acerca del cannabis?

Qué hacer si se ha consumido demasiado cannabis

Fecha de publicación: 8 de junio de 2020

El cannabis puede ser difícil de dosificar. Fumar o vaporizar demasiado cannabis, o ingerir “edibles” -como los famosos brownies o galletas de marihuana- pueden terminar en un exceso de efectos psicoactivos y en síntomas no deseados, ¿qué puedes hacer si esto sucede?

El tetrahidrocannabinol o THC es el principal cannabinoide psicoactivo de la marihuana. Este se sintetiza y almacena junto con los demás cannabinoides dentro de los tricomas de la planta. El THC generalmente se ingiere al fumar la flor seca de la planta, pero también se puede consumir por vía oral en forma de edibles o comestibles, alimentos y bebidas infusionados. [3,4] 

Hasta la fecha no existe un solo caso reportado de muerte provocada por el consumo excesivo de cannabis o THC, pero puede que la persona intoxicada no la pase nada bien. 

El THC es el principal fitocannabinoide que interactúa con los receptores CB1, que se encuentran en grandes concentraciones en las regiones del cerebro responsables del movimiento, el procesamiento de la memoria y la modulación del dolor. Afortunadamente hay pocos de ellos en el tronco cerebral, sitio que controla la respiración y la circulación, lo cual puede explicar la baja incidencia de complicaciones médicas agudas relacionadas con el consumo de cannabis. [1]

Es relativamente común que consumidores sin experiencia prueben comestibles como dulces, galletas o panes a base de marihuana y consuman demasiado THC.

Los problemas de intoxicación pueden suceder por accidente, como es el caso de consumo accidental de comestibles por niños, ancianos, personas con discapacidad o hasta mascotas. Incluso es posible que ocurra en nuevos usuarios adultos responsables, pues nunca falta el amigo que se come una galleta de marihuana, se desespera de que no siente nada y se come otra, y otra, y otra. Y luego le “pegan” todas juntas…

Lamentablemente, otro problema común en los mercados no regulados son aquellos productos que carecen de certificados de análisis y se desconoce su contenido de cannabinoides y otros compuestos, haciendo imposible su dosificación y arriesgando a los consumidores. 

Síntomas y efectos

Los efectos psicoactivos del cannabis incluyen relajación, somnolencia y euforia leve, pero cuando se ha consumido una cantidad elevada de cannabis con alto contenido en THC, los efectos pueden ser muy diferentes.

Estos dependerán de factores como la edad, peso, sexo y estado de salud de la persona que lo consume, además de la cantidad ingerida y la vía empleada

No es lo mismo comer galletas, gomitas o dulces de marihuana que fumarse un vape o un cigarrillo. Fumar o vaporizar cannabis conduce a signos y síntomas rápidos y predecibles, mientras que ingerirla en un comestible puede causar efectos más lentos y prolongados, que pueden llegar a ser más variados e impredecibles. 

Los efectos de fumar demasiado pueden durar unas cuantas horas, mientras que los efectos de ingerir demasiado THC suelen durar de 6 a 8 horas. En algunos casos la desintoxicación podría tomar hasta 24 horas. [6]

El cannabis puede causar efectos secundarios indeseables que aumentan con dosis más altas. Estos efectos secundarios incluyen: [2,3,5]

  • Disminución de la memoria a corto plazo.
  • Boca seca.
  • Percepción alterada del tiempo.
  • Deterioro de la percepción y las habilidades motoras.
  • Ojos rojos. 
  • Sedación.
  • Mareo.
  • Ansiedad.
  • Tos.
  • Incoordinación.
  • Disforia, etc. 

Mientras que los efectos secundarios más graves incluyen: [1,5]

  • Pánico o ansiedad extrema.
  • Paranoia o psicosis aguda, que pueden ser más comunes con los nuevos usuarios o en aquellos que ya tienen una enfermedad psiquiátrica existente o latente.
  • Ritmo cardiaco alterado en especial en pacientes que sufren alguna afección cardiaca que no está tratada o bien controlada. 
  • Convulsiones.
  • Repentina elevación de la presión arterial con dolor de cabeza.

Los efectos secundarios pueden verse afectados por situaciones externas al individuo. Por ejemplo, si la persona que sufre la intoxicación se encuentra en una situación estresante o en un lugar con demasiados estímulos (luces brillantes, ruidos fuertes, movimientos bruscos, etc.), es posible que tenga una experiencia más desagradable que alguien que se encuentra en casa en un ambiente tranquilo bajo cuidados de un familiar o amigo de confianza. 

Otros compuestos parecidos: cannabis sintético

Normalmente estos productos no contienen derivados de la planta de cannabis, sino cannabinoides sintéticos ilegales. Son producidos en laboratorios clandestinos y no suelen ser aptos para consumo humano. Su consumo involucra grandes riesgos y en casos severos pueden llegar a causar la muerte de quien los consume.

Los términos "Spice" o "K2" son nombres de productos sintéticos ilícitos que imitan los efectos de la marihuana. Aunque estos incluyen compuestos sintéticos que se parecen a los cannabinoides, no son seguros y deben ser evitados.

Recomendaciones generales

En la mayoría de los casos de consumo excesivo de cannabis no se requiere solicitar atención médica, sin embargo, es importante conocer qué ha consumido la persona y cuánto. También es bueno saber si ha mezclado cannabis con otras sustancias y si realmente es cannabis y no K2 o algún otro sintético peligroso. 

Es importante recordar que no existen muertes reportadas por sobredosis de marihuana, por lo que si sabemos que la persona solo consumió cannabis no debemos entrar en pánico. 

Las recomendaciones básicas son las siguientes:

  • Descartar el consumo de otras drogas o sustancias estimulantes.
  • Procurar llevar a la persona intoxicada a un lugar tranquilo y aislado.
  • Tranquilizar al intoxicado y acompañarlo durante los síntomas. 
  • Si la persona se logra tranquilizar, se le puede sugerir que trate de dormir. 
  • Mantener a la persona alejada de riesgos potenciales como vehículos en movimiento o maquinaria pesada.
  • Si la persona intoxicada se encuentra muy agitada, los síntomas empeoran o no logras comunicarte adecuadamente con ella, no dudes en consultar con un médico o llevarla al hospital.
  • Si la persona intoxicada es un niño, anciano o alguna persona con discapacidad es importante llevarlo al hospital.
  • Si quien se intoxicó es una mascota, es importante llevarlo con un veterinario. Los animales SI pueden morir por sobredosis de THC, especialmente si ingirieron comestibles y hay mayor riesgo si contienen chocolate. 

En algunas personas con condiciones psiquiátricas preexistentes o latentes (como la esquizofrenia) el cannabis puede inducir un episodio psiquiátrico. En estas personas, la desintoxicación segura del cannabis generalmente requiere 24 horas de vigilancia médica, pero algunas veces se requiere más tiempo si se produce psicosis persistente. [6]

Tratamiento médico: administración de fármacos

Las siguientes recomendaciones no deben ser empleadas sin asesoría de un médico capacitado. 

CBD

En algunos casos se recomienda la administración de CBD pues es un modulador de los efectos del THC. Se ha demostrado que ayuda a contrarrestar la intoxicación, la sedación y la taquicardia, al tiempo que aporta propiedades analgésicas, antieméticas y anticancerígenas. [7] Se ha observado que no en todos los casos hay mejoría y nunca debe emplearse un producto que pueda contener trazas de THC ya que solo empeoraría las circunstancias.

Olivetol

En el mercado se pueden encontrar productos que contienen olivetol (conocido por su nombre comercial Undoo), que también se une a los receptores CB1.

Se cree que el olivetol tiene una mayor afinidad a estos receptores, reduciendo los efectos del THC al unirse a ellos antes que el THC.

Este compuesto funciona, pero no se sabe exactamente cómo. Se necesita más investigación, pero en teoría su mecanismo de acción es muy similar al de la naloxona para revertir las sobredosis de opiáceos. [8,9]

Naloxona

La naloxona es un medicamento que revierte rápidamente una sobredosis de opioides. Se adhiere a los receptores opioides, revirtiendo y bloqueando los efectos de otros opioides. [12] Se ha sugerido la existencia de una tolerancia cruzada entre compuestos de naturaleza opioide y cannabinoide, por lo cual el uso de sustancias como la naloxona puede llegar a ser sugerida por el médico tratante. [13] Se han descrito casos aislados en los que se ha empleado de forma satisfactoria naloxona con el objetivo de revertir cuadros de depresión neurológica por intoxicación de cannabis. [11]

Si conoces a alguien que consumió mucho cannabis o se comió un montón de galletas de marihuana y reconoces alguno de los síntomas descritos, conserva la calma y avisa a alguna persona de confianza. Si es necesario pueden acudir a una revisión médica. Si quien ingirió de manera accidental el cannabis es una persona que requiere ayuda adicional como un infante o un anciano, o es una mascota, busca ayuda médica para ellos.

Red de Médicos

¿Sabías que ya existe medicamento seguro y legal a base de cannabis medicinal en México? Se obtiene con receta médica de médicos capacitados afiliados a ICAN, conoce más en nuestra Red de Médicos.

También te puede interesar:

Impacto positivo del cáñamo en la industria y el medio ambiente

¿La marihuana causa adicción? Conoce la respuesta aquí

Medicina personalizada con CBD: dosis y vías de administración

Referencias

[1] American Addiction Centers Editorial Staff. (s.f.). Marijuana Overdose. Recuperado de <sitio web>, última revisión 2 de junio de 2020.

[2] D.O.H. Goverment Of The Districtict of Columbia. (s.f.). Medical Cannabis Adverse Effects & Drug Interactions. Recuperado de <pdf>, última revisión 2 de junio de 2020.

[3] ICAN. (2020). Un vistazo al Sistema Endocannabinoide. Recuperado de <sitio web>, última revisión 2 de junio de 2020.

[4] Josephson, S.A. (2014). Neurologic Complications of Recreational Drugs. Aminoff's Neurology and General Medicine. https://doi.org/10.1016/C2012-0-03031-1 

[5] National Institutes of Health. Medline Plus. (2020). Marijuana intoxication. Recuperado de <sitio web>, última revisión 2 de junio de 2020.

[6] Turner, A.R., Agrawal, S. (2020). Marijuana Toxicity. In: StatPearls [Internet]. Recuperado de <sitio web>, última revisión 2 de junio de 2020.

[8] Russo, E., Guy, G.W. (2006). A tale of two cannabinoids: The therapeutic rationale for combining tetrahydrocannabinol and cannabidiol. Medical Hypotheses. 66, 234–246. Recuperado de <sitio web>, última revisión 2 de junio de 2020.

[9] Undoo. (s.f.). The Clarity Molecule. Recuperado de <sitio web>, última revisión 2 de junio de 2020.
 Patente. (2017). Recuperado de <sitio web>, última revisión 2 de junio de 2020.

[10] Gutiérrez de Salazar, M. (s.f.). Marihuana en Urgencias Toxicológicas. Intoxicación por Marihuana. Recuperado de <sitio web>, última revisión 2 de junio de 2020.

[11] Croche Santander, B, Alonso Salas, M.T., Loscertales Abril, M. (2011). Intoxicación accidental por cannabis: presentación de cuatro casos pediátricos en un hospital terciario del sur de España. Arch Argent Pediatr.109(1):e4-7.

[12] NIDA. (2019). Naloxona. Recuperado de <sitio web>, última revisión 2 de junio de 2020. 

[13] Arévalo-Martín, A., Baño, M. D., Berrendero, F., Cabranes, A., Carrascosa, A. J., et al. (2002). Guía Básica sobre los Cannabinoides. Sociedad Española de Investigación sobre Cannabinoides. Recuperado de <pdf>, última revisión 2 de junio de 2020.